Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía ENTREVISTA

Richard Schrock: «No hay alternativa a los plásticos como principal materia prima»

Premio Nobel de Química de 2005 e investigador del Massachusetts Institute of Technology (MIT)

Rafael Servent

Whatsapp
Richard Schrock, Premio Nobel de Química de 2005. FOTO: Pere Ferré

Richard Schrock, Premio Nobel de Química de 2005. FOTO: Pere Ferré

El estadounidense Richard Schrock es, junto al también estadounidense Robert H. Grubbs y el francés Yves Chauvin, Premio Nobel de Química de 2005 por su trabajo en el campo de la metátesis olefínica, en especial acerca de los alquenos. Investigador del Massachusetts Institute of Technology (MIT), recientemente estuvo en Tarragona, participando en una serie de charlas y encuentros organizados por el Centre d’Innovació AMIC y la Universitat Rovira i Virgili (URV) en colaboración con la Fundació Tarragona Smart Mediterranean Region, la Càtedra Tarragona Smart City, el Port de Tarragona, la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT) y la Cambra de Comerç de Tarragona, entre otras.  

Una parte significativa de la producción del polo petroquímico de Tarragona son polímeros. En la era del petróleo, ¿hay alternativa al plástico como materia prima principal?
Bueno, hay metales. Pero por otro lado estamos llegando también a una escasez de metales, exceptuando el hierro, o sea que no pueden evitarse los plásticos. No hay alternativa a los plásticos, quizás alguna sustitución por metales. 

¿No hay alternativa a corto plazo, a medio plazo, a largo...?
¡A largo plazo, quién sabe! Pero a día de hoy, no.

"La única alternativa, si quiere llamarla así, son los plásticos biodegradables"

En todo caso, ¿hay empresas e investigadores que estén trabajando en esas alternativas, o no realmente?
En algunas alternativas. Una de ellas es la de los plásticos biodegradables, que se descomponen mucho más rápido después de su uso. Pero esta es la única alternativa, si quiere llamarla así, que veo hoy en día.

¿Al final, la única diferencia es cómo terminan su vida o recomienzan un nuevo ciclo?
Exactamente. Esos plásticos pueden terminar en el mar, triturados a pedacitos en la tierra... ésa es la clave. Hay también algún movimiento para despolimerizar algunos plásticos. Se hacen uniendo pequeñas moléculas, un proceso que luego se puede revertir y que nos devuelve los componentes del plástico. Pero es un proceso muy difícil, porque requiere un montón de energía.

"El Premio Nobel no es el único reconocimiento que hay en el mundo, aunque es el más visible, claro"

Hasta el momento, la mayoría de los premios Nobel en las áreas de ciencias han salido, como en su caso,  de países occidentales. ¿Va a haber un cambio con el auge de China y otros países asiáticos?
Sí, creo que la mayoría han salido de países occidentales, pero como usted indica, creo que eso va a cambiar con el tiempo. De hecho, ya ha habido alguno, pero con el tiempo habrá más. Es algo que, sin embargo, va a tomar mucho tiempo todavía.

¿Cuánto?
Años. Décadas. No solo para construir las infraestructuras que producen premios Nobel, sino para hacer el trabajo que realmente produce premios Nobel. Esto va a costar diez, veinte, treinta años. Hace falta poner una enorme cantidad de dinero en investigación, enviar a gente a trabajar a países occidentales y que luego vuelvan a China con esa experiencia y conocimientos, con la esperanza de que en China puedan desarrollar sus investigaciones al mismo nivel en que lo hacían en los países occidentales... eso es lo que conduce al Premio Nobel. Pero el Premio Nobel no es el único reconocimiento que hay en el mundo, ¿sabe? Es el más visible, claro.

"La Revolución Cultural provocó una generación perdida de científicos en China: justo ahora están empezando a reparar este problema"

¿Ha llegado China en algún campo de la ciencia al mismo nivel que los países occidentales?
Podría depender un poco del área pero, en general, mi opinión es que todavía no. En China sufrieron mucho con la Revolución Cultural, cuando mandaron a los científicos a trabajar en las granjas... Eso no ha ayudado, desde luego, y han de recuperarse todavía de lo que ocurrió. Hay una generación perdida de científicos. Es justo ahora que la gente joven está volviendo a China, creando grupos de investigación enormes y empezando a reparar este problema. Pero no están al mismo nivel todavía.

Hablaba de diez o veinte años para que se pongan al mismo nivel. Eso no es mucho tiempo, la verdad.
No es mucho tiempo, no.

"Hay que hacer conectar a los jóvenes con la ciencia a partir de cosas cotidianas, a las que no les dan importancia"

¿Qué propondría usted para despertar vocaciones científicas entre los jóvenes y, en especial, entre las chicas?
Cualquier tipo de programa que dé la oportunidad a la gente para experimentar con sus propias manos la ciencia, a la vez que se les enseña el valor de la ciencia, en cualquiera de sus áreas. Cosas cotidianas, a las que no les dan importancia. Por ejemplo, el teléfono móvil que llevan en su bolsillo. Sin la Teoría General de la Relatividad, no podrían usar un teléfono móvil. Son ese tipo de cosas que la gente no comprende. Se trata de conectar a la gente joven con la realidad, más allá de lo que les es útil, y cómo la ciencia les beneficia. Eso es muy importante.

Quizás puedan ver su importancia, y entender que un grupo de científicos hace posible ese teléfono móvil. ¿Pero cómo damos el paso para que esos jóvenes no solo lo entiendan, sino que quieran formar parte de ese grupo de científicos, ser uno de ellos?
Pienso que tienen que trabajar con los científicos, interactuar con ellos. Por ejemplo, hacer algunos proyectos conjuntos o algún tipo de prácticas de verano para llegar a algunas conclusiones y ver de primera mano por qué la ciencia es apasionante. Responder a la pregunta: «¿Por qué esa gente está tan emocionada con lo que descubre?». Por eso es importante que entren en contacto con lo que supone el descubrimiento. Puedes hacer cursos, tener diplomas... pero lo realmente apasionante es el descubrimiento. Descubrir algo que nadie antes había visto.

"Puedes hacer cursos, tener diplomas... pero lo realmente apasionante es el descubrimiento: descubrir algo que nadie antes había visto"  

¿Cuándo debe empezar este contacto con la ciencia?
Debe empezar pronto. Es como con los idiomas. Si no tienen contacto antes de los 16 años, quizás los pierdas. Eso no significa que la gente no pueda despertar su vocación científica a los 25 o 26 años, hay muchos ejemplos de ello, pero normalmente sucede cuando son más jóvenes: a los 13, 14, 15 años... en secundaria.

¿Qué papel tiene y va a tener la Inteligencia Artificial en la investigación y la ciencia?
La Inteligencia Artificial es un área de la que no conozco demasiado, pero a la que he estado expuesto un poco. Lo que puedo decirle es que es fascinante, porque es una manera de reunir cantidades enormes de datos y usar esos datos para enseñarte algo acerca de la ciencia que probablemente nunca hubieras conocido. Es un área de crecimiento, y estamos usando Inteligencia Artificial de muy diversas formas.

"La Inteligencia Artificial es fascinante: puede enseñarte algo acerca de la ciencia que probablemente nunca hubieras conocido"

¿Vamos a seguir necesitando cerebros humanos en el futuro?
Vamos a seguir necesitándolos, sí.

¿Para siempre?
¡Para siempre es mucho tiempo! (Risas). Al menos, por un tiempo muy largo. La pregunta aquí es si alguna vez vamos a ser capaces de fabricar un cerebro que sea capaz de tomar el control. Eso es Ciencia Ficción lejana, pero es interesante pensar sobre ello. No hay límites para el cerebro humano por ahora.

Temas

Comentarios

Lea También