Más de Economía

Robótica al servicio de la seguridad en Dow Tarragona

Desde hace ya dos años, el Complejo Industrial de Dow en Tarragona cuenta con cuatro miembros especiales que se preocupan de mejorar las cotas de seguridad de la compañía: dos crawlers magnéticos, un dron y un equipo de cámaras de alta definición

Ana Rivera

Whatsapp
Trabajadores de Dow utilizan un dron de interiores. FOTO: Cedida

Trabajadores de Dow utilizan un dron de interiores. FOTO: Cedida

La Industria 4.0 no se entiende sin la ayuda de la robótica, máquinas que ya son capaces de desempeñar tareas realizadas por el ser humano. Esto supone la incorporación de un tipo específico de robot a los entornos de producción cuya principal característica es la interacción con humanos gracias a la inteligencia artificial, a la comunicación digital, a la accesibilidad y a la seguridad en su uso.

A lo largo de los años los robots colaborativos han perdido su mala fama y se han convertido en el aliado perfecto de los trabajadores en la línea de producción. Ya no vemos a estas máquinas como el enemigo que viene a ‘atacarnos’: se han transformado en herramientas de apoyo a los operarios con la finalidad máxima de mejorar la seguridad de forma integral, además de liberarles de las tareas más repetitivas.

De entre los muchos beneficios que aportan al ámbito laboral destacan obtener unas condiciones de trabajo más seguras, mejorar el funcionamiento de las cadenas de montaje, limitar las exposiciones a tareas peligrosas, reducir los tiempos de producción, un mejor aprovechamiento de los materiales y recursos, ampliar la flexibilidad de producción... 

Al servicio de la seguridad

Algunas compañías no han dudado en aplicar el uso de estas tecnologías, tal es el caso de Dow, que se ha consolidado como una empresa clave en el desarrollo de innovación tecnológica, aportando soluciones sostenibles basadas en la ciencia y apostando por la demarcación a través de inversiones constantes en sus plantas y centros de Investigación y Desarrollo.

Desde hace ya dos años, el Complejo Industrial de Dow en Tarragona cuenta con cuatro miembros especiales que se preocupan de mejorar las cotas de seguridad de la compañía: dos crawlers magnéticos, un dron y un equipo de cámaras de alta definición. 

Los crawlers son equipos que tienen la capacidad de medir espesores. Cuentan con un acople especial para las cámaras, con lo que consiguen acercarse a elementos que puedan suponer un peligro y obtener una visión mucho más cercana. Además pueden sortear pequeños obstáculos.

El dron está especializado para volar en recintos cerrados, en interiores y espacios confinados. Por sus características puede estar expuesto a bajos niveles de oxígeno y trabajar en lugares en los que la altura supone un peligro. 

Estos cuatro robots han permitido a Dow minimizar riesgos en la salud y en la seguridad de sus empleados, además de conseguir reducir las horas de trabajo en esos espacios. Con el uso de estas nuevas tecnologías propias de la Industria 4.0 Dow también ha conseguido obtener un impacto más positivo a nivel de medio ambiente y ahorrar en gastos operacionales. 

Temas

Comentarios

Lea También