Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sánchez no descarta tirar de la hucha de las pensiones

El Gobierno podría recurrir al Fondo de Reserva para la extra de diciembre, porque los atrasos de la subida se abonarán mediante una transferencia de tesorería

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los ingresos por cotizaciones no dan para el abono de las dos pagas extras de las pensiones. FOTO: efe

Los ingresos por cotizaciones no dan para el abono de las dos pagas extras de las pensiones. FOTO: efe

El Gobierno no descarta tener que echar mano de la hucha de las pensiones para pagar las prestaciones si hiciera falta, pese a las duras críticas que vertió al PP cada vez que sacaba dinero.                Así lo admitió ayer la ministra Magdalena Valerio. «A mí me encantaría no tener que tocarlo pero quiero ser prudente. Vamos a ver cómo evoluciona la recaudación de cuotas de aquí a final de año», señaló. 

La idea del Gobierno es utilizar todo el crédito concedido por el Estado a la Seguridad Social antes de acudir a la hucha. Sin embargo, como más tarde en diciembre, volverá a enfrentarse al mismo problema: los ingresos por cotizaciones sociales, pese a que crecen a un ritmo del 5% mensual, apenas son suficientes para el pago mensual de las pensiones, y no llegan para el abono de las dos pagas extra más la liquidación del IRPF, puesto que con ellas se duplica el presupuesto. En julio la factura fue de 17.727 millones.

Será entonces cuando, si no le queda otro remedio, el Gobierno vacíe aún más el Fondo de Reserva. Y es que entonces ya solo tendrá algo más de 6.000 millones para hacer frente a un desembolso mayor, salvo que para entonces la recaudación mejore –la ministra confía en ello– o se hayan tomado otras medidas para mejorar los ingresos, como los nuevos impuestos o la separación de fuentes de la Seguridad Social para que no asuma gastos que no le corresponden, por ejemplo, los de personal, reducciones de cotizaciones o tarifas planas o maternidad.

En el corto plazo, tiene otro desembolso extra: abonar a los más de 8,7 millones de pensionistas los atrasos generados desde el 1 de enero por la diferencia entre la subida del 0,25% inicial que ya se les hizo y la prevista en los Presupuestos de 2018, que se elevó al 1,6% con carácter general y al 3% para las más bajas. Se lo ingresarán el 27 de julio en nómina y para este abono, que superará los 1.000 millones de gastos, el Gobierno no utilizará ni hucha ni crédito, sino que lo hará con una transferencia desde la Tesorería de la Seguridad Social, según fuentes del Ministerio. Lo que aún no está claro es si el origen último son los rendimientos anuales del Fondo de Reserva.

El Fondo cerró el pasado año con un valor total de 8.085,37 millones (a precio de mercado), el equivalente al 0,72% del PIB, según su último informe anual. En 2017 se realizaron dos disposiciones, coincidiendo con el abono doble de la nómina de pensiones en julio y en diciembre, lo que restó 7.100 millones a la hucha.

Comentarios

Lea También