Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Ser sostenible es también ser rentable: tienen que salir las cuentas»

Entrevista Cristina González Directora de I+D+i de Feique

Rafael Servent

Whatsapp
Cristina González Alonso, directora de I+D+i de Feique, esta semana en Barcelona.

Cristina González Alonso, directora de I+D+i de Feique, esta semana en Barcelona.

 -¿Cómo describiría la Economía Circular?
- Es un modelo económico que se centra en pasar de un modelo que consiste en producir, usar y tirar, a otro de producir, usar y reutilizar, aprovechando la vida útil de los productos. Ahí intervienen factores como la eficiencia de recursos, la materia prima y el uso del agua o la energía, la reutilización y el reciclado.

- ¿Ha calado la Economía Circular en la Industria Química?
- Ya hay iniciativas en marcha, pero es cierto que queda mucho por hacer. Al pasar de un modelo de usar y tirar a otro de  reutilización, eso implica un cambio en el diseño. Es el caso de los teléfonos móviles, de los que hoy no puedes desmontar la batería, y si se te estropea tienes que comprar un teléfono nuevo.

- Pues antes sí se podía, así que el cambio en el diseño va hacia atrás, ¿no le parece?
- Cierto. Cuando hablo de cambios en la manera de diseñar productos, son aquellos cambios para poder recuperar los elementos químicos que los componen. A lo mejor ese cambio va más hacia la parte interna del dispositivo que a la externa. En la Industria Química todavía hay mucho camino, pero hay iniciativas en marcha. En eficiencia de recursos hay mucha I+D, y también en desarrollo de productos a partir de materias primas renovables. O en métodos de producción donde haya menor pérdida de materia prima.

- ¿Esto va de Green Washing?
- No. Es ser más eficiente en el uso de recursos, que son finitos, y vincularlo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, garantizando nuestro futuro sin comprometer el presente.

'En la Industria Química todavía hay mucho camino que recorrer en Economía Circular, aunque hay iniciativas en marcha'

- ¿Puede poner ejemplos?
- Claro. Por ejemplo, el suministro de agua potable, o garantizar la alimentación para la población. Ahí, la Industria Química puede ayudar a alcanzar algunos de esos objetivos. Hay otros objetivos relacionados con temas de eficiencia energética, con menores emisiones de CO2 y con un futuro más sostenible.

- Todo eso tiene un impacto sobre la sociedad indudable. ¿Qué hay de la rentabilidad? Seguimos en una economía de mercado...
- Desde el sector Químico, la sostenibilidad hay que contemplarla en tres ámbitos: el medioambiental, el social (con iniciativas como el certificado Responsible Care) y, en tercer lugar, que tiene que ser rentable a nivel económico, porque si al final no salen las cuentas deja de ser sostenible.

- ¿Y es rentable?
- Sí es rentable, pero ahí es donde entra y desempeña un papel importante la innovación, aprovechando subproductos que se reutilizan en otros procesos, y que la Industria Química está desarrollando.

- Vamos a uno de los casos más concretos e icónicos: la bolsa de plástico. ¿Qué hacemos con ella?
- Como bien indica, hay una preocupación creciente por los residuos plásticos, y por eso hoy tenemos ejemplos de plásticos biodegradables y compostables que se degradan en contacto con el agua, tanto si es dulce como salada. Otro ejemplo es el de las cápsulas de café, donde hoy la tendencia de las cafeteras que funcionan con cápsulas  genera un problema de residuos.

'Tenemos que pasar a un modelo económico en el que produzcamos, usemos y reutilicemos, aprovechando la vida útil de los productos'

- Aquí el diseño de la cápsula tampoco acompaña... ¿Es así?
En efecto. Esas cápsulas las puedes reciclar, y hacer joyas con ellas, o lo que sea, pero no dejan de ser un problema de residuos. En este caso, una empresa como Basf ha llegado a un acuerdo con Cafès Novell para que elaboren cápsulas con plástico biodegradable y compostable. Con estas cápsulas, puedes tirarlas todas al contenedor de orgánica y usarlas como compost, o también puedes recubrir con plástico el interior de un vaso de cartón desechable sin tener que preocuparte después por ello, facilitando su reciclaje. 

- La tecnología existe, de acuerdo. ¿Pero salen los números?
- Eso es algo que deberían responder quienes están en su desarrollo, pero en términos generales le diré que debería ser rentable, y si no terminan de salir los números, hay que terminar haciendo I+D para que salgan. En todo caso, es una transición que no se puede hacer de hoy para mañana. Como ciudadanos sí podemos hacerlo más fácilmente, con las acciones de nuestro día a día, pero a nivel industrial es un cambio más profundo, y hay que planificarlo. Con el tiempo se hará, porque existe la intención, el deseo y la capacidad de hacerlo.  

- ¿Puede dar solución la industria química a cualquiera de los retos que se nos planteen, o tiene unas limitaciones que hay que asumir?
- Es una buena pregunta. Nosotros somos proveedores de materias primas para otros sectores, y tal vez no podamos tener todas las soluciones, pero sí que quizás una materia prima de las que fabricamos la aproveche otro sector que sí puede dar una solución.

Temas

Comentarios

Lea También