Ser virtuoso es rentable

El cambio climático es la crisis más grave a la que nos enfrentamos

Mònica Sánchez-Corral (CaixaBank Banca Privada)

Whatsapp
Ser virtuoso es rentable

Ser virtuoso es rentable

Pese a la notoria dificultad de los seres humanos para actuar cuando los problemas son seguros pero muy alejados en el tiempo -dificultad que se agrava cuando la acción debe ser colectiva- conseguimos, en un hito histórico, alcanzar un acuerdo en París en el año 2015 para limitar el incremento de la temperatura media del planeta a menos de 2 °C con respecto a los niveles preindustriales. Desde entonces los esfuerzos han sido muchos a nivel mundial.

Una manera de alcanzar esta meta es invertir en las compañías que se han comprometido con el acuerdo y que, por su actividad, pueden ayudar al mundo a conseguirlo. Pensemos en empresas que mejoren la eficiencia energética (aislamientos, luz de bajo consumo, etc.), el transporte sostenible (infraestructuras de ferrocarril, transporte marítimo, teletrabajo, etc.), recursos ambientales (estructuras de agua, productividad agrícola, etc.), energías limpias (renovables), y un largo etcétera.

MSCI ha construido un índice con estas características para empresas del mundo desarrollado. Incluye a 791 empresas, frente a las 1603 del índice global, y las mayores diferencias sectoriales se dan en el sector industrial, casi un 50 % más, y en el de energía, un 90 % menos.

El Índice de Cambio Climático ha sido considerablemente más rentable que el global, y en nuestra opinión lo seguirá siendo. Tenemos dos motivos para creerlo: el primero es aplicable a toda la inversión con carácter socialmente responsable (ISR); el objetivo de la ISR es que la financiación para las empresas «virtuosas» sea más barata que para las que no lo son, es decir, que su deuda tenga una TIR menor y que su precio en relación al beneficio sea mayor.

No estamos ahí todavía pero lo conseguiremos. El flujo de dinero hacia productos ISR se multiplicó por 3 en los dos últimos años.
El día en que realmente las empresas “virtuosas” ya sean más caras tendremos un dilema entre nuestros objetivos financieros y morales, pero por el camino los dos coinciden.

El segundo motivo es específico, la inversión pública para cumplir los acuerdos de París va a crecer, y mucho, lo que se reflejará en las ventas de estas empresas. El cambio climático es el nuevo sector de crecimiento. 

En concreto, en España, a finales del mes de junio el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-Ley 23/2020 (RDL 23/2020), con el que se persigue impulsar de manera definitiva las Energías Renovables en España y así contribuir a cumplir con los objetivos europeos en materia de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Temas

Comentarios

Lea También