Smartphones accesibles para todos

Desde Constantí, esta startup ofrece aplicaciones Android que interactúan con hardware de accesibilidad que hasta ahora solo se usaba en ordenadores 

Rafael Servent

Whatsapp
César Mauri (derecha) junto a Rubèn Coch, poniendo a prueba la aplicación Ease Mouse. Foto: Cedida

César Mauri (derecha) junto a Rubèn Coch, poniendo a prueba la aplicación Ease Mouse. Foto: Cedida

«La gente no quiere una aplicación que tenga los botones más grandes, quiere usar el WhatsApp que usa todo el mundo», explica César Mauri (44 años, Flix), cofundador -junto al barcelonés Àngel Aguilar- de la startup Ease Apps, un proyecto que acaba de hacerse con el Premi Idees Innovadores Isabel P. Trabal de la Fundació Caixa d’Enginyers.

Con sede en Constantí, este proyecto empresarial desarrolla y pone a disposición de los usuarios una serie de aplicaciones destinadas a sistemas operativos Android que facilitan el uso de los smartphones a las personas con dificultades de accesibilidad. No son, como explica César Mauri, aplicaciones que se limitan a hacer sucedáneos con ‘botones grandes’, sino que interactúan con tecnologías ya existentes que todavía no habían dado el salto a la movilidad.

Mediante lo que podría describirse (con trazos gruesos) como una ‘capa’ suplementaria en el sistema operativo Android que usan muchos smartphones (como las ‘capas’ de personalización que los fabricantes de dispositivos y las operadoras de telefonía suelen añadirles), estas aplicaciones interactúan con elementos cotidianos para personas con movilidad reducida, tales como ratones, joysticks o dispositivos de control facial.

Hasta ahora, el acceso a Internet para muchos de estos usuarios estaba limitado a dispositivos de escritorio, que hacen uso de las múltiples soluciones de hardware que permiten interactuar con teclados y ratones. Pero la conectividad terminaba cuando abandonaban estos entornos fijos.

Detalle de Ease Touch. Foto: Cedida

«Hace décadas que está incorporado a los ordenadores de sobremesa -explica César Mauri-, pero no a los móviles». Con las aplicaciones de Ease Apps, esas funcionalidades llegan a la movilidad. 

«Conozco a muy poca gente que no tenga un móvil. Pero estas personas estaban limitadas a no poder usar el móvil cuando salían de su casa», explica Mauri. «Si se perdían -añade-, no tenían forma de orientarse, o de poder avisar. Los dispositivos móviles dan la tranquilidad de que pueden hacer esa llamada si tienen cualquier problema: les permite hacer cosas que antes no podían, les da más autonomía».

«La gente no quiere una aplicación con botones grandes, quiere usar el mismo WhatsApp» (César Mauri, Ease Apps)

Modelo ‘freemium’
Cuatro son las aplicaciones que tienen hoy en el mercado desde esta startup. La primera de ellas es Ease Mouse, destinada a personas que utilizan un acceso alternativo a través de todo tipo de ratones (convencionales, de bola, tipo joystick, de cabeza...). Le siguen Ease Touch (para usuarios con dificultades para utilizar la pantalla táctil con precisión debido a afecciones neuromusculares, temblores, dificultades para coordinar el movimiento de los dedos...) y Ease Joypad (para quienes utilizan adaptadores de juego con pulsadores, teclados u otros dispositivos para jugar).

A ellos se les añade una versión pro de la aplicación EVA Facial Mouse, destinada a personas que no pueden usar la pantalla táctil pero tienen un buen control de los movimientos de su cabeza.

Con un modelo de negocio freemium (la base es gratuita, mientras que las funcionalidades completas se pagan) y una suscripción que en la parte premium es de 4,95 euros al mes, 49,5 euros al año o 149,95 euros por una licencia de por vida, en Ease Apps llevan unas 2.000 instalaciones activas en todo el mundo (principalmente en los EEUU y el centro de Europa) de su aplicación Ease Mouse, mientras que el resto sumará otras 300 instalaciones activas.

Temas

Comentarios

Lea También