Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Economía

Sólo los mandos intermedios logran que les suban el sueldo

La retribución media en España para esta categoría profesional alcanzó el año pasado los 40.435 euros brutos al año, con un alza del 2,72%

Rafael Servent

Whatsapp
El salario medio bruto anual de un mando intermedio en Catalunya es de 41.365 euros.

El salario medio bruto anual de un mando intermedio en Catalunya es de 41.365 euros.

Tres años de recuperación económica y los salarios siguen prácticamente planos. Incluso a la baja. En 2017, el salario medio de un empleado en España fue de 22.793 euros brutos al año. Un 0,2% menos que el año anterior. Tampoco a los directivos les fue mucho mejor en esta ocasión: un incremento medio salarial del 0,28% a lo largo del pasado 2017 (hasta los 79.097 euros brutos anuales) no fue suficiente para mantener el poder adquisitivo, con una inflación que cerró el año en un crecimiento del 1,2%.

Sólo los mandos intermedios lograron que les subieran el sueldo, con un alza interanual del 2,72% (hasta un salario bruto medio de 40.435 euros al año) que les proporcionó algo más de poder de compra. En todo caso, muy alejado del crecimiento del PIB, que durante los últimos tres años ha tenido incrementos interanuales superiores al 3%. La brecha entre el crecimiento de la economía y la depreciación de los salarios no deja de ensancharse.

Son algunos de los datos que contiene el último informe anual Evolución Salarial 2007-2017, elaborado por EADA Business School y la consultora ICSA Grupo.

  • Diez años planos

Es la primera vez que el salario medio bruto de los mandos intermedios sube por encima de los 40.000 euros, con un incremento de 1.071 euros respecto al año pasado. Pero también es cierto que fueron precisamente los mandos intermedios los que más vieron recortado su poder adquisitivo durante los años más duros de la Gran Recesión. Con una inflación acumulada del 14,20% en la década de 2007 a 2017, el poder adquisitivo de los mandos intermedios aumentó un 16,18% durante este periodo.

Es decir, una subida de sueldo real de apenas el 1,98% a lo largo de una década. Los empleados, por su parte, mejoraron su poder adquisitivo un 2,16% en diez años, mientras los directivos lo hicieron un 0,93% en el mismo periodo. A la práctica, dos lustros con los sueldos congelados.  

  • Por encima de la media

Los salarios en Catalunya están hoy, en todas las categorías, por encima de la media estatal. Tanto los directivos como los mandos intermedios catalanes son los segundos mejor pagados de España, sólo por detrás de los madrileños, mientras que los empleados ocupan la cuarta posición en el ranking de comunidades autónomas (que lidera en esta categoría laboral Navarra, seguida de la Comunidad de Madrid y Euskadi), aunque manteniéndose por encima de la media estatal.

En el caso de los directivos catalanes, éstos percibieron, de promedio, un salario bruto anual durante el pasado 2017 de 80.916 euros (la media estatal fue de 79.097 euros), mientras los mandos intermedios ostentaron una retribución de 41.365 euros (40.435 euros en el conjunto del Estado). Los empleados, en cambio, cerraron 2017 con un salario bruto de 23.037 euros, frente a los 22.793 euros de España.

  • Gana la banca

Banca y Seguros es el sector en el que, de forma invariable, se dan los salarios más altos. En el caso de los directivos, con 87.938 euros brutos al año, mientras los mandos intermedios perciben de promedio 46.574 euros brutos y los empleados 25.674 euros. Le sigue la Industria (82.985 euros para los directivos, 42.844 euros para los mandos intermedios y 24.967 euros para los empleados), los Servicios y la Construcción, mientras el Comercio y Turismo destaca por ser el peor remunerado (72.068 euros para los directivos, 36.009 euros para los mandos intermedios y 18.579 euros para los empleados).

  • Estado ‘low cost’

Comparado con otros estados vecinos de la Unión Europea como Italia o Francia, el resultado es la constatación de que España es un estado que tiende a la precarización salarial. Mientras un directivo español percibía de media en 2017 un salario bruto anual de 79.097 euros, su homólogo francés cobraba 99.176 euros (un 25,4% más). Pero, en el caso de que el directivo fuese italiano, las diferencias eran todavía más abultadas: 129.437 euros brutos al año o, lo que es lo mismo, un 63,6% más.

Aunque con diferencias algo menores, la comparación sigue siendo abrumadoramente más favorable a nuestros vecinos en el caso de mandos intermedios y empleados. Un mando intermedio en España percibe de media 40.435 euros brutos al año En Francia son 45.409 euros (un 12,3% más) y en Italia 59.782 euros (un 47,8% más). Mientras, frente a un empleado español (22.793 euros), un francés percibe 27.782 euros (un 21,9% más) y un italiano 31.035 euros (un 36,2% más).

Temas

Comentarios

Lea También