Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Somos como un Ferrari, y tenemos que mantenerlo"

Entrevista a Lluís Soldevila, coach profesional y profesor de ESADE

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Imagen de Lluís Soldevilla, durante una de sus conferencias sobre coaching. Foto: Jorge Andreu

Imagen de Lluís Soldevilla, durante una de sus conferencias sobre coaching. Foto: Jorge Andreu

A sus 46 años, Lluís Soldevila es experto en actitudes de alto rendimiento, automotivación y ventas. Compagina su labor como consultor, formador y conferenciante con la docencia en ESADE Business School, donde es profesor desde 1999. Ingeniero superior en informática, empezó su carrera en el Grupo Deutsche Bank en 1995. Como consultor, aplica el rigor del método, la practicidad y la transferencia al día a día de los conceptos que expone. En esta entrevista habla sobre los conceptos clave tanto a nivel mental como físico para tener éxito en nuestro entorno laboral.

- ¿Cómo hay que enfocar un proyecto profesional como la búsqueda de empleo?
- Cuándo nos enfocamos a buscar trabajo, al final es como cualquier objetivo en la vida. Hay que tener claro dónde quieres llegar, cuál es tu objetivo y cuál es la línea de meta. Esto es muy importante y sobre todo en temas de empleo hay mucha gente que no lo tiene claro. Buscan trabajo, pero realmente no lo hacen, lo que quieren es trabajar y hacen cosas porque se piensan que les llevará a conseguir trabajo, pero no lo buscan.  

- ¿Cuál es la mejor manera de buscarlo?
- Es muy importante tener claro el punto de partida. Aquí entran temas de autocrecimiento que la gente no trabaja porque ya se dan por sabidos y tiramos millas. Luego unes dónde quieres llegar con dónde estás y trazas una línea. Esto en la empresa se llama estrategia pero en el día a día se denomina plan de acción. 

- Para ello hay que tener buena actitud.
- Hay otros aspectos que son clave para el éxito y uno de ellos es la actitud. Va muy ligada al estado de ánimo. No es fácil tener una actitud óptima, pero en cualquier caso podemos hacer muchas cosas para mejorarla en este proceso de búsqueda de empleo y se puede trabajar. 

- Es un factor mental.
- La gente se piensa que la motivación es algo subjetivo y que es etéreo y psicológico. Al final son eufemismos para decir que no es algo de verdad. Yo estoy en contra de esto. La motivación, la actitud son palpables y moldeable como una mesa. Se pueden alcanzar e incrementar. Y yo me dedico a ello, tanto en personas como en organizaciones. Haces que la mente esté lo más sana posible para lograr estas metas. 

‘No es fácil tener una actitud óptima pero se pueden hacer cosas para mejorarla’

- ¿Cuál es la actitud óptima?
- Hay cuatro actitudes que yo denomino de alto rendimiento: la proactividad, la ilusión, la responsabilidad y el optimismo. 

- Ilusión, ¿cómo la de los niños?
- Si intentas sabotear a un niño, le preguntas qué quiere ser de mayor, te dirá astronauta, bombero o futbolista. Entonces le planteas problemas: muy pocos llegan a futbolistas, pero te dirá que él entrena mucho. Le propones otro problema, pero el niño nunca se dará por vencido: vale pues no seré futbolista. Siempre te solucionará los problemas que le quieras poner. 

- ¿Y los adultos?
- Es al revés, somos muy hábiles encontrando problemas a las soluciones lamentablemente. En cambio, un niño es muy bueno encontrando soluciones a los problemas. Esta ilusión de niño, este brillo en los ojos, estas ganas de hacer las cosas, esta ilusión en un objetivo muy concreto. Es una de las cuatro actitudes que nos llevará a tener éxito en la búsqueda de empleo. 

- ¿Estas actitudes nos llevan al éxito?
- Cuando hablo de éxito digo que es un tema de probabilidades. No hay nada que garantice el éxito. Pero lo que te aseguro, porque lo he vivido, es que si haces ciertas cosas las probabilidades aumentan. 

‘Tenemos que rodearnos de equipos de alto rendimiento’

- ¿Azar o estadística?
-Podríamos ver la vida como un juego de dados. Los dados no dependen de ti, es azar. Pero cómo juegas la partida sí. Las probabilidades no están prefijadas. Sí que tenemos una posición de salida pero hay gente que sabe jugar muy bien sus opciones. De esto trata incrementar las probabilidades de éxito. 

- ¿Cómo las podemos aumentar?
- Hay gente que sale de casa por la mañana y va haciendo cosas a lo largo del día, va teniendo una buena actitud, siendo responsable, con una actitud optimista, le pone ilusión, tiene proactividad y entonces sus probabilidades van aumentando. En cambio hay gente que lo que hace es disminuirlas teniendo pensamientos negativos, poca ilusión, siendo reactivos. 

- El perfil de los profesionales de éxito ha cambiado. Ahora está muy ligado a una vida sana y una imagen cuidada.
- Más allá de las modas me gustaría creer que es fruto de conocimiento. Ahora sabemos que fumar es malo y que somos lo que comemos. También lo que pensamos y lo que hablamos. Hemos aprendido mucho y sabemos que muchas cosas de nuestro entorno nos afectan. 

- ¿El entorno?
- Somos víctimas y destinatarios de nuestro entorno. Nos afecta cómo está nuestra casa, nos afecta dónde vivimos, la gente con la que nos relacionamos. Hay una serie de factores externos que son configurables y nos pueden favorecer. Sé que si como bien o estoy en buena forma rendiré mejor. Además estaré más contento y al estar más contento tendré una mejor actitud. Entonces somos capaces de proseguir hacia adelante. 

‘Hay que repetir los cambios hasta que los interiorizamos como hábitos’

- ‘Mens sana in corpore sano’.
- Somos como un Ferrari. Y en un Ferrari, nunca se nos pasaría por la cabeza echarle gasolina barata, ni no hacerle un mantenimiento o ponerle un aceite malo. Pues muchas veces lo hacemos con nosotros mismos. Un empleo conlleva sus ocho horas al día y hay que seguir manteniendo el Ferrari, aunque estemos fuera del mercado. Hay gente que se deja. Pero tenemos que seguir durmiendo bien, comiendo bien y haciendo un poco de deporte. Son tres temas importantes.

- Entonces la salud es tan importante como la actitud.
- La salud puede ser un elemento más, en el sentido que no es una aptitud, pero una persona sana transmite esto. Hay gente que rebosa vitalidad y optimismo, que las ves sanas, frescas, vitales, que tienen energía y esto se contagia. En cambio hay personas que cuando estás con ellas, notas como si te chuparán la energía, son insanas en un sentido relacional.

- ¿Qué hay del entorno laboral?
- Si hablamos de alguien que quiere incrementar su rendimiento en el trabajo, hay que captar la energía que tienen ciertos equipos. Sobre todo en los que son tres personas y rinden como cuatro, porque  funciona y genera energía. Son un equipo de alto rendimiento. Coge esa parte de energía sobrante para ti. De manera que estás haciendo servir el entorno.

'Tenemos que rodearnos de gente que rebose vitalidad y optimismo'

- La idea es sacar nuestra mejor versión.
- Lo que tenemos que hacer es intentar ser la mejor versión de nosotros mismos en todos los aspectos. En vez de hablar de equipos de alto rendimiento, empiezo un paso antes y hablo de convertirnos en personas de alto rendimiento. Estoy seguro que una persona que sea un gerente de cuentas o un periodista de alto rendimiento, me extrañaría que no fuera un marido o esposa de alto rendimiento o un gran amigo de alto rendimiento. Al final, la vida son proyectos y si buscamos la excelencia en todo aquello que hacemos, lo buscaremos en el entorno laboral, profesional, personal, etc. 

- Pero lo personal, puede afectarnos en el trabajo.
- Las personas tenemos dimensiones y,  como un microsistema, están interrelacionadas. No puedo venir aquí, tener un problema en casa y dejarlo. Tendríamos que intentar dejar los problemas colgados en la puerta. Esto es muy teórico y deberíamos ir aquí. Pero estamos interrelacionados.  Es muy difícil una desconexión al 100% y cuando más te gusta tu trabajo, todavía más.  

- ¿Que papel tiene la confianza?
- En esta obsesión mía de concretar todo, y como no soy psicólogo sino ingeniero, intento que las cosas sean muy concretas. Yo trabajo con fórmulas, por ejemplo la fórmula de ‘lo que tu vales’, en que la actitud potencia tus competencias. No he parado hasta que la he podido formular.  Con términos como la confianza no me siento nada cómodo, no lo critico, pero es un tema psicológico yo no sé de esto. 

- ¿Cómo la convertimos en algo palpable?
- Su primo hermano objetivo se llama la autoeficacia. Es como la confianza pero objetivizada. No sé cómo se hace para tener más confianza en ti mismo. Pero lo que me interesa son cosas concretas que funcionen. La autoeficacia es tener conocimiento y ser capaz de medir qué soy capaz de hacer  y qué no. No si yo valgo más o menos, sino que lo objetivizo. 

''Todo cambio externo requiere uno interno que da pie al otro

- ¿Alguna técnica?
- Una es mirar en mi pasado lo que he hecho, analizar el reto que tengo y ver que hay una línea ascendente. Otra es compararme con mis iguales. ¿Lo han podido hacer o no? Yo soy igual que mis compañeros por lo tanto también lo puedo hacer. El hecho de objetivizar ayuda mucho. 

- Un aspecto de la mejora personal debe ser cambiar de hábitos.
- Tiene que ver con la disciplina y ser capaz de identificar cambios y que precisamente no nos lo representen. Todo cambio externo tiene un cambio interno. Y el interno es el que dará pie al externo. En estos cambios para que no sean tan difíciles y que el impacto no sea tan grande, tenemos que decidir primero qué queremos cambiar para después incorporarlo y convertirlo en un hábito.  

- ¿Cómo los adquirimos?
- Sobre los hábitos se ha escrito mucha literatura y con el tema del crecimiento personal o la autoestima se dice que si haces una cosa 21 días, ya lo tienes integrado. Yo no sé si son 21, 37 o 84, pero lo importante es que lo incorpores. Está muy bien 21 días, pero lo importante es que lo repitas hasta que sea un hábito. 

- ¿Detrás de la búsqueda de empleo o mejora laboral está la búsqueda de felicidad?
- Más que hablar de felicidad, me gusta hablar de éxito. La gente cuando habla de éxito piensa en fama, poder o dinero. Creo que todo el mundo debería tener escrito qué es el éxito para cada persona. Y luchar para conseguirlo. La felicidad es poco concreta porque lo que te hace feliz a ti, no me hace feliz a mí. Entonces con esta neura de concretarlo todo para saberlo y poder llegar allá, a mi me gusta hablar de éxito y que la definición esté bien hecha. Así podemos empezar a trabajar por este objetivo.

Temas

Comentarios

Lea También