Tarragona, el segundo municipio de España con el IBI más elevado

El Impuesto de Bienes Inmuebles en la ciudad es hasta 100 euros más caro que en la localidad más barata. Solo lo supera Lleida, con 774 euros

Diari de Tarragona

Whatsapp
Solo supera a Tarragona, Lleida, que se sitúa como la localidad con el IBI más caro. Cedida

Solo supera a Tarragona, Lleida, que se sitúa como la localidad con el IBI más caro. Cedida

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio que muestra las diferencias en los tipos tipos impositivos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de los municipios españoles. Tanto es así que, para una vivienda urbana con una base liquidable de 80.000 euros, sin bonificaciones,  entre la localidad más barata (San Sebastián) y la más cara (Lleida) hay una diferencia de 627 euros. 

Fuente: OCU

Entre los sitios con el IBI más elevado, concretamente en segundo lugar, se encuentra Tarragona, que tiene un IBI de 762 euros. Es otra provincia catalana la que completa el podio de las más caras: Girona, con 746 euros. Por contra Barcelona queda a media tabla con un IBI de 528 euros. 

Entre los municipios más económicos están, además de San Sebastián, Bilbao, Vitoria, Pamplona y Santander, con un impuesto que va de los 147 euros a los 328. 

Además, la OCU también recoge la diferencia entre las bonificaciones según el municipio: 

Bonificación por vivienda de protección oficial. La ley contempla tres años de reducción del 50% del IBI. Pero mientras que ciudades como Barcelona y Salamanca admiten siete años más de bonificación por ese mismo porcentaje, casi la mitad de las capitales no contemplan ampliación alguna de este beneficio, como por ejemplo Madrid, Sevilla o Palma. 
 
Bonificación por familia numerosa. Puede traducirse en una reducción de hasta el 90% del recibo, tal y como sucede en la mayoría de las ciudades. Sin embargo, no siempre es así: bien porque el porcentaje es menor o porque directamente no existe, como en Bilbao y Pamplona.

Bonificación por instalación de energía solar. Puede implicar una reducción del 50% del IBI en la vivienda habitual durante varios años, pero también hay urbes donde no hay, como Albacete, Burgos, León, Murcia y Valladolid.

Bonificación por domiciliación bancaria. En algunas ciudades supone un descuento de hasta el 5% del recibo, como en Granada, Guadalajara, Cuenca y Sevilla, pero en la mitad no se contempla reducción alguna.

¿Cómo reducir el IBI?

Algo se puede hacer para pagar menos por este impuesto, pero las escasas posibilidades de recortar el IBI pasan por tomar estas medidas:

  • Verifica que los datos catastrales del inmueble son correctos; puedes consultarlos en la sede electrónica del Catastro. Esos datos sirven para calcular el valor catastral, que es la base imponible del IBI. Puede ocurrir que contengan algún error, por ejemplo, una superficie demasiado grande, un año de construcción equivocado, etc. Esos errores pueden hacer que el valor catastral sea más alto de lo debido y por consiguiente, también el IBI. Si detectas algún error, inicia ante el Catastro un procedimiento de corrección o subsanamiento de discrepancias, aportando las pruebas que consideres pertinentes.
  • Si aún no lo has hecho, domicilia el pago del IBI en una cuenta bancaria, ya que los ayuntamientos pueden dar una bonificación de hasta el 5% de la cuota por ello, y también por pagar el impuesto anticipadamente.
  • Si tu vivienda es de protección oficial, comprueba que se aplica la bonificación del 50% obligatoria durante los tres primeros años que sigan a la calificación definitiva de la vivienda como tal. Además, asegúrate de que se prolonga la bonificación por vivienda de protección oficial todo el tiempo que sea posible, aunque cada vez sea más pequeña, ya que muchos ayuntamientos prolongan la duración de la ventaja por encima del plazo obligatorio.
  • Si has instalado en el inmueble sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de energía solar, infórmate de si tu ayuntamiento es uno de los muchos que aplica una bonificación por ello y de cuáles son los requisitos (por ejemplo, disponer de licencia municipal, usar determinados sistemas homologados, cubrir determinada potencia...). Si existe esa bonificación, solicítala.
  • Si la tuya es una familia numerosa, también tienes posibilidades de ahorrar, pues hay una bonificación muy extendida y no siempre igual de jugosa, para las familias numerosas. Las condiciones son muy variadas e influyen factores como el número de hijos o la renta familiar.
  • Para terminar, recuerda que es posible tomar otra medida que no siempre permite ahorrar, pero sí hacer cuadrar las cuentas: fraccionar el pago del IBI.

Temas

Comentarios

Lea También