Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía VIVIENDA

Tarragona, la segunda provincia española en que más sube el precio de la vivienda

Los jóvenes que se emancipan optan por el alquiler porque no pueden afrontar la compra de un piso. Las familias tarraconenses tienen que destinar el 16% de sus ingresos a la hipoteca

Xavier Fernández

Whatsapp
Datos del estudio ‘Cómo hemos cambiado…de vivienda’

Datos del estudio ‘Cómo hemos cambiado…de vivienda’

Aluvión de datos sobre vivienda. Hasta ocho informes de diferentes portales inmobiliarios acaban de salir con análisis sobre las cifras del primer semestre de este año. ¿La conclusión? Doble. Por un lado, que Tarragona vuelve a situarse en rankings negativos a nivel estatal. Por otro, que los jóvenes lo tienen crudo para emanciparse, por las precarias condiciones laborales y por el encarecimiento de la vivienda.

Un exhaustivo estudio titulado ‘Como hemos cambiado... de vivienda’ compara las posibilidades de emancipación y el acceso a la vivienda de dos generaciones: los baby boomers (los y las que ya han superado el medio siglo de vida) y los ‘millennials’ (entre 25 y 40 años de edad).

Inestabilidad laboral 

Según el director de estudios del portal inmobiliario, Ferran Font, «el acceso a una propiedad resultaba más sencillo para los baby boomers, ya que la situación económica era más propicia. Por el contrario, emanciparse, aunque sea de alquiler, es muy complicado para los millennials, dada la inestabilidad laboral».

El estudio concluye que el 65,9% de los arrendatarios millennials reconoce que el alquiler es la única opción que pueden permitirse. Otro 13,6%, en cambio, lo prefiere como forma de no ‘atarse’ a una propiedad y tener mayor movilidad laboral.

«La cuota hipotecaria también supone un sobre esfuerzo para el 27,5% de los millennials y el 12% de los baby boomers, ya que significa una inversión de más del 41% de su presupuesto. Aunque es la opción que menos ahoga el bolsillo de los jóvenes, ya que el 52,5% gasta entre el 21% y 40% de su sueldo, sigue siendo más factible para los baby boomers: el 52% invierte menos del 20% en este concepto», dice el estudio.

La situación lejos de mejorar, tiende a empeorar, al menos en la demarcación. Según el informe de la consultoría inmobiliaria Gesvalt, el precio medio de la vivienda (usada y de obra nueva, en conjunto) se situó en el segundo trimestre de este año en 1.267 euros por metro cuadrado, lo que supone una subida del 10,2%. En todo el Estado, solo creció más el precio en La Coruña (13,2%).

El aumento en Tarragona ciudad fue del 7,37%, en este caso de la vivienda usada. Es la cuarta capital de provincia donde más subió, por detrás de Madrid (10,85%), Pontevedra (9,50%) y Albacete (8,17%).

Pago de hipoteca

Otro informe, en este caso de Tinsa, revela que las familias tarraconenses tienen que destinar un 16,2% de sus ingresos a pagar las cuotas del primer año de la hipoteca y que la hipoteca media es de 97.052 euros, con una cuota mensual de 459 euros. En los tres casos, Tarragona se sitúa por debajo de la media estatal (20,1%, 123.282 euros y 579 euros).

A los tarraconenses les cuesta vender más su piso que al conjunto de ciudadanos del Estado español. Si la media española es de 8,2 meses, en el caso de Tarragona, la cifra sube a 10,9 meses, la decimoquinta provincia en que más se tarda.

El alquiler, aunque sea una opción en teoría más fácil, también supone un importante desembolso. Un informe de InfoJobs y Fotocasa señala que los españoles destinan de media el 34% de su salario al pago del alquiler. No hay cifras de Tarragona. 

La directora de Estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, señala que «tenemos un importante problema de acceso al mercado de la vivienda, tanto en compra como en alquiler, por parte del grueso de la población. Uno de los principales factores que explica esta realidad es que el precio de la vivienda se ha encarecido a un ritmo mucho más rápido que lo que ha aumentado el poder adquisitivo de los españoles».

El encarecimiento de la vivienda. Y la dificultad en construir, lo que provoca que haya menos oferta. Es una queja recurrente de los promotores inmobiliarios. Según Tinsa, entre el segundo trimestre de 2018 y el primero de 20189, Tarragona fue la quinta provincia española en la que se concedieron menos licencias de construcción.

Toda esta vorágine de cifras tiene una conclusión ‘humana’: que conseguir una vivienda digna resulta cada vez más difícil. De ahí que, concluye Font, sea «vital que se busquen soluciones que eviten que la vivienda canibalice los sueldos, ya que se está comprometiendo el progreso de la sociedad en su conjunto. Si la hipoteca y el alquiler suben, el consumo de otros bienes y servicios se ve afectado de forma severa. Es esencial que se vele por la buena marcha de la vivienda, trabajando para que crezca de forma sostenible y resulte accesible al ciudadano».

Noticia relacionada

El piso más caro de Tarragona roza el millón de euros

La vivienda media en Tarragona tiene una superficie de 96 m2, una antigüedad de 42 años y un valor de mercado 149.639 €. Esta es la radiografía que ha realizado el portal inmobiliario Precioviviendas para conocer el estado del parque inmobiliario de la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También