Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Temporada alta en el concesionario

Arrancan los meses del año con más ventas de turismos y todo terreno: las perspectivas del sector siguen siendo buenas para la demarcación de Tarragona

Rafael Servent

Whatsapp
Concesionarios en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Concesionarios en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Con el mes de mayo arranca de nuevo la temporada alta en el concesionario. Las vacaciones veraniegas suelen ser el momento del año en el que más coches estrenan los particulares, con un crecimiento de las ventas acentuado en los meses y semanas previas que, si nada se tuerce, volveremos a tener en esta ocasión.

Tras años duros de caída, las matriculaciones de turismos y todo terreno en la demarcación de Tarragona comenzaron a recuperarse desde que tocaron fondo en 2012 (con 7.481 turismos y 1.401 todo terreno matriculados ese año) hasta los 11.518 turismos y 4.725 todo terreno con los que cerraron el pasado 2017. Muy lejos, sin embargo, de los 23.335 turismos que marcaron el récord de 2005.

Cerrado el primer trimestre del año con 2.960 turismos matriculados (y un incremento interanual, respecto al mismo periodo del año anterior, del 8,94%), 1.296 todo terreno (un alza interanual del 13,58%) y 465 derivados (por ejemplo, turismos con uso de furgoneta), cuyo crecimiento interanual en las comarcas del sur de Catalunya fue del 23,34%, la temporada alta de ventas en el concesionario cuenta a primera vista con buenas perspectivas.

«Se avecinan cuatro meses con ofertas muy buenas para los compradores, con muchas promociones» (Félix Nicolás, Vicepresidente segundo de Astave)

Lo explica Félix Nicolás, vicepresidente segundo de Astave (Associació Empresarial de Tallers de Reparació i Venedors d’Automoció), la patronal del sector en la demarcación de Tarragona, además de gerente de los concesionarios Tarraco Center: «Mayo, junio y julio acostumbra a ser el trimestre en el que se concentra más de un 35% del volumen de ventas del año; es el trimestre más importante».

Fuera stocks hasta septiembre
Pero, junto a las razones estrictas de calendario, hay este año un factor añadido, que en su opinión puede ayudar a que las ventas vayan mejor en esta ocasión. Se trata del cambio en la homologación de las emisiones de gases de vehículos nuevos en la Unión Europea, que se transformará por completo el 1 de septiembre.

Tras el ‘dieselgate’ (el escándalo con el fraude de las emisiones de los motores diesel de Volkswagen destapado en 2015 en los EEUU) ha habido un giro en el enfoque de ese control de emisiones, que Félix Nicolás describe así: «Se pagarán impuestos [de emisiones de gases] en base al funcionamiento de los coches, no a los datos obtenidos en los bancos de pruebas».

«Tras el ‘dieselgate’ -prosigue- tenemos ahora cuatro meses en los que las ofertas serán muy buenas para los compradores, porque los concesionarios estaremos liquidando los coches en stock antes de que la normativa cambie totalmente para todos los vehículos a excepción de los eléctricos».

«Hay un stock sobre el que habrá que hacer muchas promociones, y habrá mucha presión de ventas y buenas oportunidades durante estos cuatro meses», insiste Nicolás.

Diesel a la baja
Joaquim Pons, vicepresidente primero de Astave y presidente de Grup Pons, con marcas como Toyota o Lexus, entre otras, coincide en que las perspectivas de cara a la temporada alta de ventas de vehículos entre particulares son buenas. «El mercado -explica- ha crecido en abril [en la demarcación de Tarragona] un 4% en relación al año pasado, y creemos que será una tendencia que se mantendrá hasta finales de año, con una estacionalidad en junio, julio y agosto en la que quizás se alcancen crecimientos del 7% durante estos meses».

«El diesel quedará para el camión y el vehículo industrial: hay una sensibilidad medioambiental creciente» (Joaquim Pons, Vicepresidente primero de Astave)

Respecto a los vehículos propulsados por motores diesel, Pons se muestra inequívoco sobre su futuro: «El diesel quedará para el camión y el vehículo industrial. En las tendencias de compra hay una sensibilidad medioambiental creciente, muy fuerte de cara al vehículo híbrido, no sólo eléctrico, que nosotros en Toyota por ejemplo contemplamos como un paso, pero no definitivo, ante la próxima llegada de los vehículos híbridos con motor de hidrógeno y eléctrico».

«Hemos llegado a un nivel de concienciación medioambiental alto entre los compradores -coincide Félix Nicolás-, que ahora preguntan cuánto contamina un coche, y que están derivando hacia los motores de gasolina pero también los vehículos eléctricos».

Sobre estos últimos, «antes de un año -adelanta- habrá muchas marcas que tendrán ya a la venta coches cien por cien eléctricos, con prestaciones y autonomía».

«¿Cuándo puede el coche eléctrico alcanzar un 20% del mercado? En no más de cuatro o cinco años. Así que hemos de empezar a pensar, por ejemplo, en cómo los enchufamos», advierte Félix Nicolás.

Temas

Comentarios

Lea También