Trasladar piedra por mar evita 40.000 camiones

El transporte marítimo de material de la cantera de Vallcarca al Port de Tarragona supone un 60% menos de emisiones

REDACCIÓN

Whatsapp
Carga del gánguil en el puerto de Vallcarca. FOTO: CEDIDA

Carga del gánguil en el puerto de Vallcarca. FOTO: CEDIDA

El transporte de piedra desde el Puerto de Vallcarca (Barcelona) al Port de Tarragona por vía marítima ahorra el paso de 40.000 camiones por carretera, lo que se traduce en una reducción de emisiones de dióxido de carbono del 60%. Este material transportado va destinado a las obras del Moll de Balears del enclave portuario tarraconense y se trata de una actividad temporal para suministrar un millón de toneladas, informó ayer Ports de la Generalitat mediante un comunicado.

Dos barcos

La operativa se hace con dos embarcaciones para transportar áridos en las obras marítimas que tienen una capacidad de carga de 1.500 toneladas cada una, y entre ambas transportan a diario 6.000 toneladas de material, con lo que se prevé que este movimiento dure unos seis meses. Si estas toneladas se tuvieran que transportar con vehículos de transporte de carga, supondría el paso de 240 camiones por día, ya que cada vehículo pesado lleva 25 toneladas de material, apunta el comunicado.

El director de Ports de la Generalitat, Joan Pere Gómez, asegura que esta operativa, «un alternativa al transporte rodado», «es una apuesta por la movilidad sostenible que mejora la calidad del aire con un importante ahorro del 60% de emisiones de CO2, en beneficio de la ciudadanía de las comarcas del Garraf y el Tarragonès».

Los trabajos se hacen cada día de la semana, en horario continuo y en una frecuencia horaria de 10 horas, 8 horas que dura la ida y la vuelta entre Vallcarca y Tarragona y viceversa, y 2 horas más de carga y descarga de la piedra. En total, 4 viajes diarios.

Sin maniobras

El gánguil es un barco que no tiene que hacer maniobras de entrada y salida a los dos puertos porque va directamente del puerto de Vallcarca a las obras del puerto de Tarragona. Una vez allí, por vía satélite, abre la bodega y suelta las piedras en el lugar previsto. Después, vuelve al puerto de Vallcarca para hacer la nueva carga.

Temas

Comentarios

Lea También