Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un alojamiento rural cercano y concienciado con la sostenibilidad

El Mas Montbrió Belvedere es una típica masía catalana convertida en casa rural. Ubicada en Montbrió del Camp, es única por tener un marcado carácter cosmopolita

Diari de Tarragona

Whatsapp

Lisette Hallebeek es la propietaria del Mas Montbrió Belvedere, una casa rural rehabilitada en Cambrils. Con el objetivo de mimar al turista para ofrecerle un viaje de paz y energía positiva, en el alojamiento hay una clara apuesta por lo sostenible.

¿Cómo fueron los inicios del Mas Montbrió Belvedere?

Fue un largo proceso. Compramos la casa en 2009 y trabajamos bastante hasta poder obtener la licencia correspondiente. En 2010 empezamos con las reformas, que finalizaron en 2011, y entre 2012 y 2013 abrimos la casa rural al público. Costó atraerlo, ya que teníamos mucho que hacer en marketing y promoción. Aun así, no desistimos. Nos lo tomamos en serio y establecimos un trato con el cliente de lo más cercano. Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros huéspedes todas las comodidades posibles en una casa rural de hasta seis habitaciones. Queremos que nuestros clientes tengan el viaje de sus sueños aquí.

Están en un entorno envidiable. ¿Qué los diferencia de otras masías rurales de la zona?

Nuestra política sostenible y de reducción de emisiones. Somos muy cuidadosos con este tema. De hecho, nos avala una distinción: Mas Montbrió Belvedere ganó este 2018 un premio RETHINK Hotel al mejor proyecto sostenible del Estado, junto a otros alojamientos.

¿Cómo materializan esta reducción de emisiones?

Hemos invertido mucho dinero en hacerla posible y podemos demostrarlo. Gastamos un 70% menos de energía que otros hoteles. Estamos envueltos de árboles, un entorno que se aleja de entornos con crecientes emisiones de CO2.

¿Qué tipo de público acogen?

Tanto el familiar, como grupos de amigos y muchas parejas. Cantidad de clientes se han acercado incluso para hacer celebraciones de fin de semana: cumpleaños o vacaciones. Además, trabajamos nuestro lado cosmopolita, vienen clientes de todas partes y nos gusta conocer otras culturas: Israel, Bélgica, Barcelona... Tenemos un carácter abierto y multicultural, puesto que no tenemos dificultades con ningún idioma. Dominamos el inglés, el francés y el alemán para garantizar una correcta comunicación.

¿Cómo se describirían?

Somos de Holanda, allí el clima es otro. Con lo que pasamos mucho más tiempo en nuestras casas. Lo que hacemos en consecuencia es hacer más confortable nuestro hogar y todo ello lo hemos trasladado a nuestra masía de Cambrils. Le damos un valor añadido a nuestro trato y el entorno que ofrecemos a nuestros clientes sigue la misma filosofía.

Por último, ¿qué importancia tiene BBVA para su negocio?

Para mí, BBVA ha sido una sorpresa. Venir de Holanda y empezar de cero es complicado . El director del banco entendió desde el primer momento la diferencia cultural y nos ha respondido muy bien. Generando mucha confianza y además, se ha esforzado en conocernos, en saber quienes éramos y cual era nuestra estrategia.

Comentarios

Lea También