Un ambulatorio por videoconferencia

Desde Reus, Paco Lari impulsa un proyecto de telemedicina para trabajadores de empresas ubicadas en España y América Latina

Rafael Servent

Whatsapp
Paco Lari, gerente de SIT Telemedicina.  Foto: Alba Mariné

Paco Lari, gerente de SIT Telemedicina. Foto: Alba Mariné

En plena pandemia de Covid-19, acudir a un Centro de Atención Primaria (CAP) para consultar con un médico una sensación de presión en el pecho o la aparición de unos sarpullidos en la piel no está siendo algo sencillo.

SIT Telemedicina, el proyecto lanzado el pasado mes de junio desde Reus por Paco Lari (Reus, 53 años), propone una alternativa para estos casos.

Enfocada al ámbito empresarial (sus clientes son empresas, aunque los usuarios son los trabajadores de esas empresas), esta startup con sede en Reus e integrada en el Grup Salut i Treball provee a las empresas con un kit básico de equipamiento médico y tecnológico mediante el cual montar un pequeño ambulatorio conectado, al que ese trabajador podrá acudir para contactar en remoto con un médico, que le indicará cómo proceder.

Tomarse la tensión, hacer un electrocardiograma, examinar la piel con un visor especializado, controlar la saturación de oxígeno en sangre o medir los latidos del corazón con un fonendoscopio son algunas de las acciones que pueden hacerse en estas salas conectadas por videoconferencia o chat, con el apoyo en tiempo real de un médico especialista.

Detalle de la plataforma para consultas médicas de SIT Telemedicina. Foto: Alba Mariné

Con una extensa trayectoria profesional en el mundo de la prevención de riesgos laborales, Paco Lari (que es director general de la empresa de servicios de prevención Salut i Treball) empezó a explorar las posibilidades de la telemedicina en este campo hace un año y medio.

«Un ejemplo perfecto para ello -explica- es el de los reconocimientos médicos. Queríamos dar un valor añadido, y que los trabajadores pudiesen contactar con nosotros si tenían dudas. Pensamos que la telemedicina podía ser un ahorro de costes, tanto para la salud pública como para las empresas, porque puedes agendar visitas en el portal y hacerlas por videoconferencia o chat».

De ahí surgió la idea de crear SIT Telemedicina. «La pandemia -prosigue- hizo que acelerásemos el proyecto, y el confinamiento nos ratificó en lo que ya pensábamos. Por ejemplo, el seguimiento en una empresa de una persona embarazada. En este caso, es más fácil resolver dudas con telemedicina que acudir a un centro, con el riesgo que supone».

«Entrar en una sala conectada es como si acudieses al CAP, con una calidad muy alta» (Paco Lari)

La opción de habilitar estas salas conectadas en las propias empresas fue una evolución natural del proyecto. «La empresa puede tener una sala y una serie de aparatos (que SIT Telemedicina cede en régimen de alquiler), donde en cualquier momento del día se puede hacer una consulta a cualquier especialista, desde el mismo puesto de trabajo».

Al otro lado de la cámara o del chat siempre hay un médico, autorizado a prescribir una receta si fuese necesario. «Es como si acudieses al CAP, con una calidad muy alta», explica el gerente de SIT Telemedicina.

Con 12 personas en plantilla y una inversión acumulada de unos 90.000 euros, esta startup cuenta a día de hoy con cerca de 80 empresas (un 10% en América Latina) como clientes, mediante las que dan servicio a un millar de usuarios trabajadores.

El coste del servicio varía entre los 5 euros al mes por trabajador para empresas de más de 500 empleados a los 9 euros al mes por trabajador para aquellas de menor tamaño.

Confían en cerrar este año 2020 con una facturación de unos 60.000 euros, para alcanzar los 500.000 euros en 2021, llegando a entre 250 y 300 empresas, con un peso máximo del 25% del mercado latinoamericano. 

Temas

Comentarios

Lea También