Un marketplace con certificado de origen

Marta Domènech y Jaume Domènech impulsan Fet al Priorat, una web con licencia de tienda y agencia de viajes online para comercializar productos y experiencias del Priorat

Rafael Servent

Whatsapp
A la izquierda, el agricutor Vicenç Lluís con Marta Domènech y Jaume Domènech, impulsores de Fet al Priorat. Foto: Fabián Acidres

A la izquierda, el agricutor Vicenç Lluís con Marta Domènech y Jaume Domènech, impulsores de Fet al Priorat. Foto: Fabián Acidres

El nombre lo dice todo: debe suceder en el Priorat. Desde la elaboración de un vino hasta la participación en una experiencia turística, todo lo que tenga origen y final en esta comarca tiene cabida en Fet al Priorat, el último proyecto de Marta Domènech y Jaume Domènech, con sede en Falset. En este caso, cien por cien online. Concebido y desarrollado durante el estado de alarma y el último confinamiento general, salió al mercado a principios de junio.

La idea surgió cuando, en pleno confinamiento, Marta Domènech, gerente y copropietaria de este marketplace -además de gerente del Hotel Hostal Sport, un negocio familiar que ha pasado de generación en generación en Falset-, decidió empezar a hacer venta directa y entrega a domicilio de los platos que elaboraba la cocina de su hotel.

«Cuando empecé a repartir los pedidos, me encontré con que los clientes me pedían si les podía traer también un vermut, un vino, una garrafa de aceite... Fui cargando el maletero del coche con otros productos, como hacían los comerciantes de antes, y pensé que de todo esto podría salir una web, porque la gente se ha acostumbrado mucho a comprar online».

Le acompañó como socio Jaume Domènech, con quien gestiona el almacén de Falset en el que tienen en depósito los productos de las empresas que participan en este marketplace. Marta Domènech explica que el único requisito para incorporarse a su web es «tener un producto del Priorat, con sello de la comarca del Priorat».

Detalle del marketplace Fet al Priorat. Foto: Fabián Acidres

En este perfil entran por supuesto las bodegas con vinos DOQ Priorat y DO Montsant, pero también pequeños ganaderos y agricultores que han decidido entrar en la venta directa, productores de quesos, embutidos, aceite, platos cocinados, cosmética o experiencias turísticas. En este último caso, no se trata solo de experiencias enoturísticas, sino que la oferta trasciende la importante actividad del vino y quiere conectar al máximo con la cultura de una comarca llena de singularidades.

Experiencia Priorat
«Se trata de una web -explica Marta Domènech- que no solo vende producto, sino la experiencia del Priorat, y por eso cuenta tanto con una licencia de tienda online como con una de agencia de viajes». Aquí es donde entran propuestas como ‘Visita a l’hort, collita i dinar amb un pagès del Priorat’, donde los participantes recolectan las frutas y hortalizas que consumirán y ayudarán a preparar en la comida que compartirán, y en la que todos los productos, desde la carne de cordero hasta el aceite (y, por supuesto, el vino), proceden del Priorat.

«El único requisito es tener un producto del Priorat, con sello de esta comarca» (Marta Domènech)

«Ahora estamos preparando otro producto -explica Marta Domènech- para que la gente visite las ermitas de Ulldemolins y, junto a una mujer del pueblo, hagan truita amb suc. Queremos que todos los productos que generemos estén muy alineados con la esencia de una comarca que lucha por ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Y eso no es otra cosa que su gente y sus tradiciones. Por eso hay que vincular el turismo a todo ello».

«Se trata -resume- de que la gente coma, beba y viva el Priorat con su gente». Y con sus productos. Marta Domènech asegura que este marketplace certifica que todos y cada uno de los productos ofertados en él llevan el sello del Priorat. A día de hoy ya suma a una treintena de elaboradores. Piensa que hay camino para incorporar a muchos más.

Temas

Comentarios

Lea También