Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un tejido orgánico a la medida de cada piel

Blaugap salta del e-commerce al mundo presencial con una tienda en Reus en la que mostrar sus prendas 100% sostenibles

Cristina Valls

Whatsapp
Glòria Figueres es la copropietaria de Blaugap, junto a Joan Prous, en la tienda ubicada en la calle Vilaplana del Camp de Reus

Glòria Figueres es la copropietaria de Blaugap, junto a Joan Prous, en la tienda ubicada en la calle Vilaplana del Camp de Reus

Moda sostenible, respetuosa con el medio ambiente y con las personas. Ésta es la premisa con la que el arquitecto reusense Joan Prous y Glòria Figueres, diseñadora gráfica, naturales de l’Ametlla de Mar,  lanzaron la empresa Blaugap. Durante más dos años fue un e-commerce basado en un tipo de moda ecológica, 100% natural y de comercio justo que operaba en toda España. Empezaron con las prendas que están más en contacto con la piel: la ropa interior y la deportiva adulta e infantil. 

De esta manera evitan la aparición, cada vez más habitual, de alergias y patologías cutáneas más serias. Hará menos de un mes, Prous y Figueres se atrevieron a dar un paso adelante en el negocio. Decidieron establecerse en la capital del Baix Camp con una tienda física en la calle Vilaplana del Camp, donde los clientes pudieran tocar y probar las prendas. 

Partieron desde cero y lo han creado todo ellos, incluso la página web (www.blaugap.com) mediante la que hasta ahora se daban a conocer. «Nos formamos en SEO y posicionamiento. En el momento en el que decidimos dedicarnos a esta rama, no estábamos desocupados. Lo hemos convertido en un complemento a nuestros trabajos diarios. Joan comenzó a interesarse en la arquitectura más natural, y ambos empezamos a llevar una vida más saludable, teniendo más en cuenta la alimentación y el deporte», cuenta Glòria sobre cómo comenzó todo.

Con el tiempo, se dieron cuenta de que la ropa también influía en la forma de vida y la salud. «Vimos incluso a amigos cercanos que tenían problemas de piel atópica o el síndrome de Intolerancia/Sensibilidad Química Múltiple. Te das cuenta de que para según quién, ponerse una prenda sintética es complejo y existe cierta dificultad en encontrar ropa que les vaya bien», detalla.

La moda ecológica y 100% natural evita la aparición, cada vez más habitual, de alergias y patologías cutáneas más serias

De esta manera evitan la aparición, cada vez más habitual, de alergias y patologías cutáneas más serias. Hará menos de un mes, Prous y Figueres se atrevieron a dar un paso adelante en el negocio. Decidieron establecerse en la capital del Baix Camp con una tienda física en la calle Vilaplana del Camp, donde los clientes pudieran tocar y probar las prendas. 

La curiosidad caló rápidamente en sus mentes: «¿Y si hacemos más fácil la búsqueda de este tipo de  ropa? ¿Por qué no nos dedicamos a nosotros, a cuidar de nuestra piel con el tejido natural correcto?». Y así empezó todo. Decidieron marcharse a una feria internacional y descubrieron que existía todo un mundo para explorar. «Encontramos una amplia variedad de ropa sostenible, de comercio justo y orgánica, donde los materiales se cultivan sin tóxicos ni pesticidas. Fue entonces cuando decidimos importar ropa», rememora Glòria. 

Son distribuidores de diferentes marcas. En primer lugar, se encuentra la de origen alemán Comazo Earth –de la que son distribuidores oficiales en España–, le sigue la también alemana Engel, la colombiana Maathai Organic, Colorio Organic (República Checa), Peau Ethique (Francia) y Fresk (países nórdicos). Los detalles de la fabricación y el procesado están avalados por certificados Global Organic Textile Standard (GOTS) y IVN, nomenclaturas que figuran en las mismas etiquetas de las prendas.

«De hecho, en algunas marcas se puede incluso consultar el recorrido de una camiseta. Mediante un código que te señalan en la etiqueta, puedes entrar en la página web de la empresa productora, que sale anotada justo al lado y puedes ver qué vida llevó tu ropa», cuenta a modo de anécdota esta diseñadora gráfica.

Las materias primas protagonistas en Blaugap son el algodón orgánico, la lana merino y la seda. «Creemos que en este campo somos una especie de pioneros en la ciudad y hay que mostrar los mejores materiales», prosigue. 

El próximo paso de cara al futuro será realizar ropa de cama. De hecho, el año pasado obtuvieron una distinción por la presentación  de un proyecto empresarial en el marco de los Premis Emprèn de la Diputació de Tarragona en la categoría Económico-Social.   

Curiosidades sobre la ropa orgánica en Blaugap

  •  El concepto ‘Blaugap’. Desde el principio, tanto Prous como Figueres le dieron mucha importancia al ‘naming’ y creyeron que el concepto ‘Blaugap’ se identificaba mucho con su idea de negocio. «Representa que hemos llenado un nicho de mercado (gap) y lo hemos cubierto de ‘azul’, un color que va asociado a la salud, por no usar el ya conocido verde ecológico», dice Glòria. 
  •  Blaugapl Relación calidad-precio.  Muchas de las prendas interiores rondan entre los 11 y los 40 euros; la ropa de deporte entre los 20 y los 100. «El hecho de que la ropa sea natural, de calidad y resistente deja una buena relación calidad-precio», explican desde  
  • Consejos. Una de las tónicas del comercio de ropa sostenible es que aconsejan según su experiencia. «Por lo general, nosotros probamos las prendas y aconsejamos según lo que nos ha parecido», explican. 
  • Comodidad y siempre de moda. Entre las cualidades del género del que disponen en la tienda de la calle Vilaplana del Camp de Reus está que la ropa interior y la deportiva no marca la piel, tiene costuras que no pican, es agradable y cómoda. Por lo que respecta al estilo de las prendas, suelen ser en su mayoría todas básicas. Con lo cual, las piezas están siempre de moda.  En el campo del deporte, también disponen de forros polares que regulan la temperatura. 

Comentarios

Lea También