Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una adaptación y renovación constantes para diseñar el hogar

Merkamueble Montbrió del Camp es una empresa puntera en la venta de muebles con un pasado en el sector de lo más consolidado

Whatsapp
La fachada de Merkamueble y parte del aparcamiento

La fachada de Merkamueble y parte del aparcamiento

Llorenç Buqueras es el gerente de la tienda de muebles Merkamueble Montbrió del Camp, que empezó siendo un negocio familiar e independiente. Curtido en el sector, Buqueras asesora a un tipo de cliente de lo más variado y enfatiza en que innovar siempre es posible.

¿Cómo surge el negocio que lidera?

Subimos la persiana en 1979 y el negocio se ceñía a la fabricación de muebles de cocina y baño. En 1986 nuestro servicio se centró en la venta de muebles para el hogar. Por aquel entonces, la tienda se hacía llamar ‘Moblestil’. A partir del 1999, empezamos a formar parte de la cadena Merkamueble.

¿Desde cuando es gerente en la tienda?

Llevo 20 años al frente como gerente, pero llevo 30 en la empresa. Como es normal, al tratarse de un negocio familiar, he pasado por todos los cargos. Estuve en los almacenes, he ido a tomar medidas, he atendido a clientes e incluso he ido montando y descargando con el camión. Lo importante es conocer el negocio desde a bajo para entender su filosofía. Creo que es la mejor manera para entender el sector.

¿Por qué consideraron importante entrar en una cadena de venta de muebles?

Creímos que era una decisión estratégica, y más en el sector del mueble en aquel momento. Aportaba más ventajas a la hora de comprar a los proveedores y ofrecía mayor promoción y visibilidad. De repente, nos dimos cuenta que pertenecer a una red más grande nos daba más notoriedad. A pesar de pertenecer a una cadena, está claro, hemos mantenido nuestra filosofía cercana y de proximidad, como siempre. Hemos seguido adaptándonos a las necesidades de nuestros clientes en cuanto a medidas y diseños.

Con una trayectoria de 30 años, ¿qué ha canviado en la compra muebles?

La crisis marcó un antes y un después. En antaño, la gente amueblaba de golpe toda una habitación, con piezas muy grandes. Podías ver comedores con líneas clásicas e impresionantes. En la actualidad, en cambio, nos encontramos con estilos más minimalistas y se compran piezas sueltas: una cabecera para la cama y un par de mesillas de noche. Antes de la crisis, la gente también se compraba pisos, ahora se alquila más. Eso ha provocado que el comprador no se arriesgue con un mueble aparatoso y tampoco invierte tanto en decorar una estancia con muebles que cuestan de mover, porque no saben cuanto tiempo se quedarán allí.

Por último, ¿qué importancia tiene BBVA para su empresa?

Conocimos BBVA por la unión con CatalunyaCaixa, antes no estaba implantada en Montbrió del Camp. Hemos visto que es una entidad llena de posibilidades y con un abanico de alternativas. Nosotros desde siempre hemos tenido vocación de servicio, renovamos contínuamente nuestra zona de exposición y nos esforzamos en cuidar hasta el mínimo detalle. BBVA siempre ha estado allí y, de cara al 2019, queremos hacer un cambio importante, una apuesta de futuro. Sabemos que contaremos con su apoyo.

Comentarios

Lea También