Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una cocina inspirada en viajes

Ferran Cerro abre un restaurante en Reus para dar a conocer la cocina del mundo sin olvidar las raíces

Cristina Valls

Whatsapp
l cocinero reusense Ferran Cerro ha pasado por los fogones de grandes estrellas de la cocina.

l cocinero reusense Ferran Cerro ha pasado por los fogones de grandes estrellas de la cocina.

El cocinero Ferran Cerro ha recorrido medio mundo para ampliar sus horizontes culinarios. Un recorrido en el que ha invertido 10 años de su vida y gracias al que se ha codeado con grandes estrellas del sector, como lo son los hermanos Roca, Carme Ruscalleda y Juan Mari Arzak. Toda la experiencia adquirida la ha aprovechado para emprender por su cuenta y qué mejor sitio que en su ciudad natal, Reus.  

En la céntrica calle Sant Joan ultima los preparativos de apertura de Ferran Cerro Restaurant, una apuesta que el mismo Cerro asegura que tiene que «ser única». «Después de tanto viajar, decidí volver a casa con la familia, volver a mis raíces y comenzar de cero. Al fin y al cabo, este tipo de mundo requiere muchas horas e implica mucho estrés. Siempre he pensado que el futuro está fuera, pero quería crear algo propio aquí», argumenta el cocinero.

Está muy agradecido por el apoyo recibido de sus parientes, porque «crear un restaurante no es fácil. Estás en el centro de Reus y consolidarse requiere esfuerzo». El reusense, acostumbrado a tener que innovar, reconoce que dar con el nombre del negocio fue una tarea complicada. «Al principio pensé en algo que pudiera homenajear a mi abuelo, pero al final me decanté por mi nombre», especifica. Está previsto que el establecimiento abra sus puertas este 22 de septiembre, para que así «empiece a rodar». Más adelante, realizarán la inauguración. 

El conocimiento de otras culturas será una tónica marcada a la hora de elaborar el menú en Ferran Cerro Restaurant, puesto que «no conocemos ni un 5% de lo que hay fuera». Con lo cual la misión de Cerro promete ser global. Conocer un plato típico no sólo abarcará el conocimiento de una receta, sino de una cultura. Es decir, «de cómo la gente entiende la comida en su país y la de otros lugares del mundo».  La base culinaria no abandonará las raíces de la localidad.

Discípulo de Sergi Arola, emprende su propia aventura culinaria 

Haremos menjablanc, fricandó y salsa romesco», se sonríe. Su apuesta por la comida sana y la obligatoria inclusión de verduras y legumbres también será un rasgo a tener en cuenta. «El 90% de los platos llevarán o verduras o guarnición de verdura.  Somos grandes seguidores de este alimento», añade. Otro de los campos en los que explorará de forma extensa será el arroz. «No es igual el que puedes comer en Shanghai que en Alicante. Trabajaremos con diferentes tipologías», dice Cerro. 

Pero especifica que su intención es dar a conocer la cocina del mundo. «Llevo los últimos años de mi vida aprendiendo, creando y disfrutando de figuras tan importantes como Sergi Arola. Al final lo que quiero es hacer ver a la gente mediante la comida todo lo que he aprendido», explica.

El negocio acogerá un equipo de cuatro personas: un chico que estará en la sala, dos cocineros que ocupados de los fogones y Cerro, que ocupará un lugar intermedio entre cocina y restaurante.

Sobre la innovación, Cerro explica que «hoy inventar algo novedoso es complicado, por no decir imposible. Innovar en la actualidad es mezclar peculiaridades de otras culturas y tener esa inquietud de buscar la mejor fórmula, lo que mejor case». 

Emprender en casa para Cerro es un aliciente. Reconoce que está algo nervioso, pero «no se ha de tener miedo por querer descubrir. Soy consciente de que trabajar para uno mismo supone mucha responsabilidad, pero merece la pensa arriesgarse». 

Temas

Comentarios

Lea También