Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una fábrica de ideas audiovisuales en Altafulla

La productora y estudio de música Most Wanted Studio, de Altafulla, diversifica su negocio entre el desarrollo de contenidos para cine y televisión y la grabación de discos. Su volumen de proyectos ha crecido un 20%

Javier Díaz

Whatsapp
Joan Rubinat y Belinda Bonan,  en la oficina de la productora Most Wanted Studio. FOTO: Fabián Acidres

Joan Rubinat y Belinda Bonan, en la oficina de la productora Most Wanted Studio. FOTO: Fabián Acidres

El contador de la web de Most Wanted Studio ya ha llegado a 20.850 horas de trabajo, 5.300 tazas de café y 34.860 canciones escuchadas. «Seguramente llevaremos alguna más», bromean Joan Rubinat y Belinda Bonan, los dos socios de esta empresa de Altafulla. Su modelo de negocio gira en torno a dos patas: productora y estudio de grabación. En la oficina se encargan de la creación de contenidos para cine y televisión: desarrollan y producen cortometrajes, largometrajes y series de televisión. Y en otro local dan forma a discos de artistas de la zona y crean los diseños sonoros y las locuciones que demanda la productora.

«Nuestro objetivo principal es transformar grandes ideas en contenido de entretenimiento potente, apto para cualquier plataforma», aseguran.
Su volumen de trabajo ha crecido sobre un 20% desde sus inicios y ya han alcanzado una facturación anual de unos 70.000 euros. «Nació en el año 2007 como estudio de grabación y de postproducción de audio, y en 2015 decidimos crecer añadiendo la producción de contenidos. Las dos vertientes son complementarias. Intentamos tener el abanico de posibilidades lo más abierto posible para subsistir en un mundo muy competitivo», señala Bonan.

«De momento, en la oficina somos tres personas y creamos equipos específicos para cada proyecto, que trabajan en la oficina o de forma remota. Nuestra idea es crecer de manera sostenible. Vamos paso a paso, asegurando cada paso que damos», afirma Rubinat.

Bonan es animadora 3D, tiene la carrera de Comunicación Audiovisual y es economista. Rubinat es técnico de sonido especializado en estudio de grabación, músico y ha cursado estudios de guion cinematográfico y dirección. Ahora están terminando su segundo corto de animación, Me, a Monster?, y están en fase de postproducción de otro de «imagen real» titulado Tina, que rodarán el próximo año. 

«También estamos desarrollando otros dos proyectos de animación de los que todavía no podemos hablar y en el estudio de grabación tenemos a la banda de Torredembarra Tres produciendo su segundo disco», explican los dos responsables de esta empresa emergente.

Un amplio espectro

Sus servicios -aseguran- cubren un  espectro muy amplio dentro del ámbito  audiovisual: desde la asesoría para proyectos, independientemente de la fase en que se encuentren, a la creación, desarrollo, producción y distribución para terceros. «Asesoramos a clientes que tienen una idea y necesitan ayuda para acometerla y, a la vez, somos creadores de nuestros propios productos. Al ser una productora pequeña tenemos que seleccionar mucho en qué iniciativa invertir para que sean económicamente viables para nosotros», comentan Bonan y Rubinat.

Most Wanted Studio está especializado en animación 3D, aunque se mueve también en otros terrenos: entre las tareas que tiene ahora entre manos hay un videoclip en 2D o una serie animación 3D para preschool. «Nos gustan todos los géneros, no nos cerramos ninguna puerta», dicen, aunque para aceptar un proyecto «nos tiene que transmitir emociones. La que sea. Tenemos que conectar con él».
 

Temas

Comentarios

Lea También