Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ventajas e inconvenientes de hacerse un plan de pensiones para la jubilación

Se trata de un producto financiero diseñado para el ahorro a largo plazo con el objetivo de complementar la pensión pública y que el ciudadano no pierda capacidad adquisitiva después de su jubilación

Diari de Tarragona

Whatsapp
Dos mujeres mayores sentadas en una hamaca

Dos mujeres mayores sentadas en una hamaca

El plan de pensiones, en boga debido al déficit crónico del sistema público, es un producto financiero diseñado para el ahorro a largo plazo con el objetivo de complementar la pensión pública y que el ciudadano no pierda capacidad adquisitiva después de su jubilación. Esta opción comporta beneficios pero también algunos inconvenientes: 

Ventajas

La fiscalidad. Las aportaciones realizadas a un plan disminuyen la base imponible de la declaración de la renta y, por tanto, reducen el importe de los impuestos que el contribuyente ha de pagar o aumentan el importe de la devolución de Hacienda, según el caso. 

Elegir la cantidad. A la hora de aportar dinero, el plan de pensiones ofrece la ventaja de poder elegir la cantidad que se quiere aportar o bien, no aportar nada si no nos es posible durante varios años. Además, los planes de pensiones no se pueden embargar.

Blindaje. Los planes de pensiones no pueden entrar en situación de insolvencia porque el nivel de endeudamiento que pueden alcanzar está limitado y si una entidad gestora quebrara no pasaría nada con el dinero del ahorrador. 

Opciones. Pueden acomodarse al perfil del ahorrador, según el riesgo que quiera asumir. En el mercado español hay registrados más de 1.300 planes de pensiones.  

Inconvenientes

La rentabilidad. Los planes de pensiones sufre un lastre, especialmente si se compara con el vehículo más similar, en cuanto a estructura, como son los fondos de inversión: las rentabilidades de éstos son superiores a largo plazo a la de los planes de pensiones con políticas de inversión semejantes. 

La recuperación. Sólo se puede rescatar el plan de pensiones en casos muy concretos y previamente establecidos. Entre ellos, por supuesto está la llegada de la jubilación, pero hay otros como el paro prolongado, una enfermedad grave o la defunción (de cara a los herederos). 

Comentarios

Lea También