Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Yeso comestible?

Cargas Industrials de Pira (Conca de Barberà), dedicada a los sulfatos cálcicos y los elaborados con carbonatos cálcicos, se reinventa con productos destinados a la industria alimentaria y nuevos mercados de exportación

Alba Tudó

Whatsapp
Padre e hija junto con su producto, el Terracal,  conocido como Yeso Agrícola y apto para la agricultura ecológica..FOTOs: Alba tudó

Padre e hija junto con su producto, el Terracal, conocido como Yeso Agrícola y apto para la agricultura ecológica..FOTOs: Alba tudó

El yeso es comestible, y mucha gente lo desconoce. Cargas Industrials de Pira (Conca de Barberà), una empresa familiar al frente de la cual está Josep Pijoan, ha pasado de dedicarse al yeso para la construcción a reinveintar el negocio.

Y es que son de las pocas empresas de Catalunya que se dedican exclusivamente al sulfato cálcico o sulfato de cal, un mineral natural, ecológico y neutro que tiene forma de roca compacta de distintos colores: blanca, gris o rojiza son los más habituales que se encuentran en algunas zonas del territorio.


¿Sus aplicaciones? Para alimentación animal y humana, o abono para la agricultura. «Antes nos dedicábamos a la carga de papel y pintura (sirve para rellenar los huecos del papel dando más opacidad y blancura)», cuenta Josep Pijoan. Con el tiempo se dejó de utilizar y en aquel momento buscaron nuevas aplicaciones.

Su nuevo producto está hecho a base siempre de sulfato cálcico dihidratado, destinado a las camas o lechos de los animales. Es un producto natural, ecológico, neutro, absorbente y desinfectante, apto para todo tipo de animales, bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, lagamorfos, aves de corral entre otros.


Una de las muchas ventajas que tienen, una vez ha hecho sus finalidades como cama de animal, es que es reutilizable, mejorando el abono que se obtiene. «Además estamos inscritos como entidad elaboradora/importadora de productos zoosanitarios», añade Pijoan. «Tenemos 10.000 toneladas acumuladas  en la cantera que sirven como reserva y las piedras que usamos son de Aragón», explica. 


Los productos
Están repartidos en dos bloques: los elaborados con sulfatos cálcicos y los elaborados con carbonatos cálcicos. Cada producto puede fabricarse con diferentes finuras y envasado en distintos formatos, siguiendo las especificaciones propias de cada producto y atendiendo a las recomendaciones del cliente.


Por ejemplo el Sulfacal, un sulfato cálcico natural, de buena calidad, preparado y utilizado como carga en la fabricación de diferentes tipos de papel y cartón, además de materia prima para suelos autonivelantes y otras aplicaciones. Un 35% lo destinan a la industria alimentaria, un 48% se dedica a la carga de papel, pintura y cerámica, y otro 11% a la agricultura y la jardinería. Por último, un 6% a la resina y el poliéster.


Los clientes son variados. Venden por toda España. «Un 14% se destina a la exportación, por ejemplo en América (Uruguay, norte de África y Europa)», asegura Josep. A Holanda sirven el Terracal. Este es un sulfato cálcico dihidratado, de calidad especial, conocido como Yeso Agrícola y apto para la agricultura ecológica, muy rico en calcio y azufre, con aplicación es directa al suelo. «Es una lucha constante y en diez años hemos sacado al mercado tres productos nuevos», explica Pijoan.


¿El proceso? Nos cuenta que primero se clasifica la materia prima. Luego viene la trituración primaria, después el material pretriturado llega a los molinos de refinado y separación para tratar el producto a la granulometría prevista. Después pasa a la fase de elaboración, y por último el material acabado se puede almacenar para cargar cisternas a granel.


Se puede llenar en big-bags, cerrados y auto vaciables del volumen y peso deseado, y también el envasado con diferentes tipos de sacos de papel clupak o blancos de 25 kilos, paletizados y plastificados, para  ser cargados en camión. Fabrican 6.000 toneladas al año con un consumo muy económico. «Somos 7 trabajadors y tenemos una facturación anual de 500.000 euros», asegura Josep. Ofrecen calidad, y buen precio.  Y es que Josep Pijoan lleva muchos años y experiencia en el sector.

Temas

Comentarios

Lea También