Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Al final un camarero cobrará 6.000 euros al mes porque nadie quiere serlo»

El sector de la restauración tiene serios problemas para encontrar personal y teme no poder dar un servicio de calidad este verano

| Actualizado a 19 mayo 2022 16:02
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La restauración no encuentra gente que quiera trabajar de camarero cuando apenas queda un mes para que comience la temporada alta de verano, y muchos empresarios del sector temen no ser capaces de dar un servicio de calidad a los miles de turistas que escogerán la Costa Daurada para pasar las vacaciones. Uno de los motivos ha sido la pandemia, pues la hostelería ha sufrido continuas restricciones –muchas, drásticas, con el cierre total de sus negocios en los momentos más críticos– y esto ha provocado que los profesionales del sector se hayan fugado a ámbitos laborales en los que encontrar una mayor estabilidad. Otra causa es que cada vez hay menos gente dispuesta a trabajar con horarios tan sacrificados, sobre todo los fines de semana.

Así lo expone Francesc Pintado, presidente de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de la provincia de Tarragona (AEHT), que lamenta que «estamos en mayo y estamos teniendo serios problemas para encontrar personal. Es algo muy grave, nunca en la historia nos habíamos encontrado con esto». Pintado asegura que la marcha de profesionales a otros sectores a raíz de la pandemia se ha producido principalmente en el ámbito de la hostelería vacacional. En este sentido, Xavier Guardià, portavoz de la Federació d’Empresaris d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona (FEHT), relata que «mucha gente trabajaba los 8 o 9 meses de temporada turística y los otros 3 o 4 meses se iba al paro, pero con los dos años de pandemia muchos han salido de esta rueda y se han buscado faena en otros lados». Guardià, que señala que esta falta de trabajadores también existe para encontrar cocineros, recepcionistas, jardineros, etc., defiende por otro lado que «la mala fama del sector es muchas veces incierta, pues cada vez se cumplen más los horarios y los días de descanso».

Los empresarios dicen que la mayoría cumple los horarios y los sueldos que marca el convenio

Ante este escenario, Pintado se pregunta «cómo atenderemos a los miles de turistas que vendrán a la Costa Daurada este verano», y lamenta que «nos jugamos la etiqueta de calidad con la que se identifica nuestro destino si no hay suficientes manos para dar un buen servicio a todos los visitantes».

Paralelamente, el presidente de la AEHT reconoce la crisis de reputación que atraviesa la restauración en general, no solo la estacional, como otro de los motivos de las dificultades actuales para encontrar personal. «Tenemos que dignificar el trabajo y cambiar la visión que proyecta el hecho de trabajar en la hostelería, es decir, hay que poner el problema sobre la mesa y abordarlo, porque si no, no encontraremos soluciones». En este sentido, asegura que «veremos como un camarero acaba cobrando 6.000 euros al mes, como en Francia, porque nadie quiere serlo, porque supone trabajar cuando el resto de personas están de ocio y eso tiene que estar bien pagado». Y claro, advierte que pagar mejor al camarero revertirá inevitablemente en el tíquet, es decir, que «ir al restaurante pasará a ser más caro, entendemos que la cosa irá por aquí».

Un problema más que se suma al aumento de precios y a la guerra en Ucrania y que mantiene cierta incertidumbre pese a las buenas previsiones del sector para este verano.

Comentarios
Multimedia Diari