ANAV confía en que el Estado autorizará prolongar la vida de la nuclear de Ascó este 2021

El director general de la Associació Nuclear Ascó Vandellòs, José Antonio Gago, ha hecho balance de 2020 y ha marcado los objetivos de este ejercicio para las instalaciones de la Ribera d'Ebre y la del Baix Camp

| Actualizado a 03 febrero 2021 10:34
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La central nuclear de Vandellòs II obtuvo en 2020 la autorización del Estado para prolongar su vida y poder operar hasta 2030. Los trámites se iniciaron en 2018 y tras los pertinentes informes y evaluaciones se cerraron dos años más tarde, con la renovación del permiso de explotación.

Ahora, toda el turno para los dos grupos de Ascó, tal y como ha informado esta mañana de miércoles el director general de ANAV, José Antonio Gago. Dentro de los plazos establecidos, la central nuclear Ascó presentó su correspondiente solicitud en el mes de marzo de 2020 y se espera disponer de la autorización para las dos unidades de producción en octubre de este año, la fecha en que vence la actual autorización de explotación de los dos grupos nucleares.

En esta estrategia de futuro, ANAV mantiene un importante programa de inversión para garantizar el funcionamiento seguro y fiable de sus plantas, que ha supuesto más de 2.000 millones de euros en las tres centrales en los últimos 20 años, ha subrayado Gago.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico otorgó a ANAV en el mes de julio de2020 la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear Vandellòs II por un periodo de 10 años, por lo que estará vigente hasta julio de 2030.

Esta renovación fue precedida por el correspondiente informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y es fruto tanto del trabajo llevado a cabo por el equipo humano de ANAV como de las inversiones realizadas para mantener la instalación en los más altos estándares internacionales de seguridad y fiabilidad.

Con esta nueva autorización, Vandellòs II entrará en los próximos años en la denominada operación a largo plazo, es decir, la operación más allá de los 40 años inicialmente contemplados como vida del diseño de las centrales, siguiendo la práctica de sus plantas de referencia de la misma tecnología, que cuentan ya en los Estados Unidos con autorización para operar hasta los 60 años, habiendo iniciado varias de ellas los trámites para solicitar ampliar su operación hasta los 80.

El combustible gastado y su gestión

Paralelamente a la renovación de las autorizaciones, ANAV está trabajando en la gestión de sus residuos, que debe almacenar dentro de sus propias instalaciones a la espera de si se construye o no un Almacén Temporal Centralizado (ATC).

En el caso de Vandellòs, la piscina que almacena os elementos gastados de combustible se ha readaptado con bastidores diferentes que permiten juntar los elementos que se introducen y ganar espacio en esta piscina. Así, la inversión de unos 15 millones permite dar plazo de 3 ciclos (hasta 2026) a la espera de qué hacer cuando la piscina esté al 100% de su capacidad.

Mientras, pero se deberá iniciar la posible construcción de un ATI (almacén temporal individual) como el que ya existe en Ascó. José Antonio Gago ha explicado que se está buscando emplazamiento para construir uno en Vandellòs II para poder vaciar la piscina a partir de 2026 y que se está mirando si crear un segundo en Ascó o ampliar el actual ya que el almacenamiento de este combustible gastado requiere espacio y medidas de seguridad especiales para poder reducir la capacidad térmica y de radioactividad.

Comentarios
Multimedia Diari