Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Celler Herència Altés, ganadora del Premi BBVA a la Innovació Empresarial

Esta distinción, organizada en colaboración con el ‘Diari’, reconoce iniciativas innovadoras en el ámbito de la transformación digital y la sostenibilidad

| Actualizado a 25 noviembre 2022 11:45
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Celler Herència Altés, con sede en Gandesa (Terra Alta), recibió ayer la distinción de ganadora en la primera edición del Premi BBVA a la Innovació Empresarial a Tarragona, organizado en colaboración con Diari de Tarragona, que distingue iniciativas empresariales innovadoras en el ámbito de la transformación digital y la sostenibilidad en el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre.

Le acompañaron como finalistas Autoescola Jordi, con sede en Tarragona, y Magnore, también de Tarragona, a las que se le suman Talentea, Compossar, Tecnovelero, Microalgae Lab y Servidron Sirgar, hasta completar los ocho proyectos empresariales que pasaron a la final de este certamen.

La ceremonia de entrega de los premios, celebrada en la sala Victoria Climent del Diari de Tarragona, sirvió para reconocer el esfuerzo innovador y el compromiso territorial de emprendedores autónomos y pymes con sede en la demarcación de Tarragona y una facturación anual inferior a los 5 millones de euros, en sectores tan diversos como el turismo, la agroindustria, la economía circular, la ciberseguridad o la movilidad.

Un jurado integrado por Sandra Morales, directora de zona de BBVA en Tarragona y Núria Pérez, directora del Diari de Tarragona, como impulsores de estos galardones, junto a Mercedes Teruel, directora de la Càtedra per al Foment de la Innovació Empresarial de la URV; Daniel Martín, director y secretario general de la Cambra de Comerç, Indústria i Navegació de Tarragona, así como Pablo Mazón, presidente del Clúster TIC Catalunya Sud y CEO de la empresa Movertis, evaluó previamente los proyectos presentados, de los que destacaron su calidad y ambición.

En este sentido, José Ballester, director territorial de BBVA Catalunya, destacó ayer durante la ceremonia de entrega de los premios que «Tarragona es tierra de emprendedores, sin ningún género de duda: personalmente he tenido la oportunidad de conocer y trabajar en muchos lugares diferentes, y puedo asegurar que aquí sois líderes en este aspecto».

«Destacaría -prosiguió Ballester- el conocimiento, la profesionalidad, la visión de futuro y el enorme esfuerzo, así como la asunción de riesgos que implica, con una sana ambición de construir», en el marco de un encuentro que sintetizó en tres palabras: «innovación, digitalización y sostenibilidad».

Innovación de frontera

Para desentrañar algunos de los procesos que llevan hacia esa innovación, Ivan Bofarull, Chief Innovation Officer en la escuela de negocios ESADE, afincado en Altafulla (Tarragonès) desde hace algo más de un año, propuso, en la ponencia central del acto de entrega de estos premios, «una ley, cinco mitos y un hack sobre la innovación».

La ley: «Cuando mis hijos juegan a Lego y disponen las piezas de manera novedosa -ilustró Ivan Bofarull-, están innovando. Cuando uno de ellos tira al suelo la construcción que está haciendo el otro, convirtiéndola en piezas pequeñas, lo que hace es disrupcionar, dejando obsoleto algo que ya funcionaba para romperlo en diferentes piezas».

?wmode=transparent&showinfo=0&theme=light">

Examinar un modelo de negocio que funciona, romperlo mentalmente en piezas pequeñas y, de una de esas piezas, crear un mercado en el que concentrarse y crecer es lo que han hecho, explicó Ivan Bofarull, empresas como Uber, Google o Amazon. «Lo que han hecho es crear un pastel nuevo a partir de un modelo de negocio ya existente, en lugar de competir cara a cara».

Los cinco mitos sobre la innovación. Primer mito: escalar. «Lo más importante -contó Ivan Bofarull- no es escalar, sino el timing. Y si queremos gestionar bien el timing, hemos de sobrevivir, aguantar para cuando venga la oportunidad, porque la innovación es cada vez menos lineal».

Segundo mito: asumir riesgos, ser unos héroes. «Quienes han tenido éxito han sido capaces de reducir el riesgo», aseguró Bofarull, que añadió que «una innovación no lo es si no tiene mercado, es viable, es defendible, y también ejecutable». Tercer mito: ser un genio. Frente a la genialidad, «empresas capaces de crear un modelo, un sistema, automatizando su círculo virtuoso».

Cuarto mito: Silcon Valley y el deslumbre por la tecnología y las tendencias. «Acceder a la tecnología, a las tendencias, es la nueva abundancia», aseguró Bofarull. «Lo que hemos de gestionar es la capacidad de enfocarnos, la capacidad de simplificar antes de multiplicar. En un mundo de infinitas oportunidades, la clave es escoger, tomar decisiones concretas».

Quinto y último mito: decisiones basadas en evidencias, en datos. «El camino no es lineal -recordó Ivan Bofarull-, y a veces no se puede basar en datos. Tomar decisiones basadas en el consenso puede ser un error, porque nos aferramos a aquello que conocemos. Se trata de hacer aquello que no es obvio, buscar la innovación arquitectónica».

Y el hack, el truquito. «Para sobrevivir -concluyó Ivan Bofarull-, las empresas han de ir siempre a la frontera, y tú te has de esforzar en ir hacia allí. Has de disrupcionar incluso los productos con más éxito de tu empresa, para dejar de plantearnos crecer un 10% y pensar en clave de multiplicar por diez».

Empresas en esa frontera

Hasta esa frontera han llegado las empresas seleccionadas en esta primera edición del Premi BBVA a la Innovació Empresarial a Tarragona. Ramon Llorens, jefe de proyectos de la finalista Autoescola Jordi y miembro de la segunda generación en esta empresa familiar con sede en Tarragona, destacó, durante la recepción del reconocimiento a este proyecto, que el suyo «es un sector muy tradicional, donde han surgido en los últimos años grandes empresas, por ejemplo en Barcelona», que les han llevado a buscar esas fronteras para su supervivencia.

Su conclusión ante los retos que se les planteaban: «No vayamos a hacer una nueva página web, hagamos nuevas herramientas digitales».

Juan Domingo, cofundador de la también finalista Magnore, con sede en Tarragona y con una propuesta tecnológica de itinerarios turísticos gamificados por municipios, contó que, en su caso, esa frontera la buscaron en «una manera que permitiese convertir las ciudades o los pueblos en un pequeño juego, que fuese sostenible, fácil y escalable».

Por último, Núria Altés, copropietaria de Celler Herència Altés, empresa ganadora de la primera edición de este certamen, explicó que «siempre hemos tenido claro que la agricultura ecológica era clave en nuestra viña, pero queríamos ir más allá: ahora, el reto de futuro es minimizar nuestra huella de carbono, una inquietud que hemos tenido desde el principio».

Cerró el acto Àngel Xifré, delegado del Govern de la Generalitat de Catalunya en Tarragona, que reconoció que «es muy importante que aquella gente que apuesta por proyectos innovadores se vea reconocida», a la vez que recordó que «no tenemos recursos naturales, con lo cual nuestra competitividad ha de venir del talento que conforma las empresas».

Comentarios
Multimedia Diari