Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El crossfit se acerca a toda la familia

Romper estereotipos, perder el miedo y la vergüenza y ampliar horizontes. El deporte de moda se combina con otros entrenamientos y nadie queda al margen

| Actualizado a 23 mayo 2022 11:50
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Yin y el Yang. El Yin es el principio femenino. El Yang, el masculino. Con estos dos conceptos taoistas como eje, el personal trainer Rafa Barbero y su mujer, Inna Kholstinina, ex atleta de alto rendimiento, pusieron nombre a un sueño que hace tres semanas se hizo realidad: El White Wolf. Un lobo blanco pero cuyo logo se equilibra a partes iguales con el negro para reflejar la equidad entre hombres y mujeres.

White Wolf es un proyecto de entrenamiento que ofrece, en una nave industrial ubicada en el polígono Riuclar de Tarragona, no solo sesiones de crossfit, sino también clases dirigidas (TRX, glúteo, pilates, core, Wolf Challenge, stamina, boxeo, mobility y KB flow) pero sin masificar. «Esto nos permite ofrecer al cliente un trato mucho más personalizado. Nosotros defendemos la filosofía del small group, no buscamos masificaciones, sino el poder atender a cada uno en base a sus propias necesidades», explica Barbero.

$!Clientes del White Wolf realizando un ejercicio con Kettlebell. Foto: Pere Ferré.

Y es precisamente de la mano de esta mentalidad de la que va unida la voluntad de este matrimonio de romper estereotipos y a acercar los entrenamientos a todos los niveles. Rafa Barbero lo tiene muy claro: «A mucha gente le da vergüenza meterse en según qué sitios. Hay que acabar con esto. Aquí no hay niveles, todo es adaptable, yo elaboro mis propias clases y las hago aptas para todo el mundo. No voy catalogar ni a poner etiquetas al cliente».

Y no solo eso, pues en White Wolf tiene cabida toda la familia. De hecho, Rafa Barbero e Inna Kholstinina ya han puesto en marcha los sábados en familia, un momento en el que ofrecen clases conjuntas para padres e hijos. En este sentido, Barbero explica que «queremos fortalecer los lazos entre ellos y potenciar la unión familiar». Además, «tendremos un servicio para dejar a los pequeños con un cuidador mientras los padres entrenan. Hoy en día es muy difícil compaginar tu momento de entrenamiento con el rol de padre. Hay que cambiar eso y el tener ese espacio para los niños mientras ven como sus padres hacen ejercicio les inculca buenos valores que les ayudan a crecer».

«Aquí no hay niveles. Las clases se adaptan a todo el mundo, sin catalogar a nadie».

Esto, en resumen, es White Wolf. Uno se acerca allí y se encuentra, aparentenemte, con la típica nave de crossfit. Pero el detalle te hace ver en seguida que allí dentro no solo te impregnas de esa característica fiolosofía de comunidad que transmite esta modalidad de entrenamiento. White Wolf va más allá. De hecho, sus creadores lo tuvieron claro des de que comenzaron a gestar la idea, hace 5 años: «Primero queríamos ofrecer asesoramientos personalizados, pero luego pensamos en crear un espacio mucho más familiar en el que tuviera cabida no solo el crossfit, sino también otras modalidades de entrenamiento siempre basado en esa individualización».

Prueba de ello está en los detalles. El más destacado (y que a ningún crossfitero le pasará desapercibido) es la ubicación del rack, justo en medio de la nave y no en un lateral como es habitual en una nave de crossfit. Esta situación tiene una finalidad, como dice Rafa Barbero «tanto simbólica como funcional. Funcional porque da mucho juego para realizar las clases y quita los miedos de algunos a hacerse daño si estuviera en la pared. Y simbólica porque gran parte del entrenamiento personalizado se hace allí, y ese es nuestro núcleo central».

Comentarios
Multimedia Diari