Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Espardenyes de Valls camino a Tokio

Hace dos años, este negocio familiar dedicado a la fabricación de calzado decidió subirse a las pasarelas de moda, abrir tienda online y salir a exportar

| Actualizado a 19 mayo 2022 16:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Cuatro generaciones fabricando espardenyes en Valls, desde que en 1939 Amadeu Alentorn abrió una alpargatería en la capital del Alt Camp. Con la incorporación hace dos años de Marc Ferrer, biznieto del fundador, lo que hasta entonces se había mantenido como Calçats Alentorn, en una actividad muy tradicional y local, da un salto: sus espardenyes viajan a Londres, Berlín y Tokio, y desfilan por pasarelas de moda como la ‘080 Barcelona Fashion’. Las espardenyes son tendencia, y Terra d’Espardenyes es la marca con la que salen al mundo.

Lo cuenta Marc Ferrer, graduado en Administración y Dirección de Empresas (ADE) que, tras pasar varios años trabajando en los departamentos de finanzas de diversas empresas, hace dos años decidió «hacer un replanteamiento de vida», incorporándose con nuevas ideas al negocio familiar.

La primera de ellas, central en Terra d’Espardenyes, fue «llevar el calzado tradicional hacia la moda actual», explica Marc Ferrer. «A finales del siglo XIX y principios del siglo XX -prosigue-, la espardenya era el calzado tradicional que llevaba todo el mundo, pero entre los años cuarenta y setenta entró muy en decadencia, con una pequeña recuperación a finales de la dictadura, con los esbarts de dansa, grups de gegants...»

«Buscamos llevar el calzado tradicional hacia la moda actual»

El tejido asociativo vinculado a la cultura tradicional preservó en buena parte la pervivencia de este calzado, aunque su uso por parte de personajes públicos como Salvador Dalí, Joan Miró, Humprhey Bogart, Rita Hayworth o Grace Kelly, con la inestimable ayuda de Yves Saint Laurent como pionero en llevarlas a las pasarelas de moda, ayudó también a mantenerlas vivas.

No ha sido, sin embargo, hasta «hace cuatro o cinco años» que la espardenya ha experimentado una popularización y un salto de estatus sin precedentes. Buena parte de su éxito es que se alinea a la perfección con las nuevas tendencias de consumo, entre las que se incluye una creciente oposición a la fast fashion.

«Nuestra espardenya -destaca Marc Ferrer- es sostenible, local, hecha a mano, con material natural, cómoda, fresca... y encaja con las nuevas tendencias que buscan salir de la fast fashion». En su caso, además del diseño propio (con siete modelos básicos personalizables en 25 colores), Terra d’Espardenyes se encarga de la fase final de producción (el envetat o encintado), con las suelas procedentes de Castelló.

$!Detalle de un ‘envetat’. Foto: Pere Ferré

Con precios de venta al público que oscilan entre los 25 y los 50 euros, la personalización es uno de los puntos fuertes de esta empresa, que ha hecho de Internet -con la aperura de un comercio online hace dos años y una fuerte actividad en redes sociales- su principal vía de crecimiento. Hoy, sus envíos llegan a cualquier parte del mundo, con una fuerte presencia en Japón, donde las colecciones de Terra d’Espardenyes se comercializan en diversas tiendas de Tokio enfocadas a los artículos de lujo.

Espardenyes personalizadas para novias, ponentes en congresos o asistentes a ceremonias que combinan el traje y la corbata con la espardenya de veta son algunas de las personalizaciones habituales.

Hoy, más de la mitad de sus ventas ya proceden de la exportación, con un peso importante del canal online, cuyas previsiones de crecimiento para este año son de un 50%.

Comentarios
Multimedia Diari