El IPC se sitúa en Tarragona en el 7% en diciembre, su máximo histórico

Es la segunda demarcación catalana con un mayor aumento, tras Lleida (7,3%). La subida de la luz ya se deja notar en los precios de alimentos y otros productos

| Actualizado a 15 enero 2022 13:54
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El índice de precios al consumo (IPC) volvió a subir en la demarcación de Tarragona en diciembre, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo hizo un punto más respecto a noviembre. El grupo que registra una mayor subida es el de la vivienda y suministros como el agua, la electricidad, el gas y los demás combustibles, con una variación del 26,6% frente al 19,8% del mes anterior; el transporte, con un 11,5%, moderando su crecimiento desde el 14,7%; y a mayor distancia, los alimentos y bebidas y no alcohólicas, con un 4,8%. En el resto de grupos también suben los precios. Sólo el de las comunicaciones registra un –0,2%. La subida anual se sitúa en la demarcación el 7%, el porcentaje más elevado en la serie histórica del INE. 

En el conjunto de Catalunya, en diciembre el IPC subió 1,2 puntos respecto a noviembre, mientras que la tasa interanual alcanzó el 6,1%, ocho décimas por encima de la del mes anterior. El resto de provincias catalanas experimentaron en diciembre unas alzas del 1,2% en Barcelona, del 1,1% en Girona, y del 1% en Lleida. A nivel interanual, los porcentajes son, respectivamente, del 5,8%, del 6,9%, y del 7,3%. En el global del Estado, tras dispararse un 5,5% en noviembre en términos internauales, la inflación escaló al 6,5% en el último mes del año. El indicador –que deja un avance medio del 3,08% de los precios en 2021, el más alto en diez años– es dos décimas inferior al 6,7% del dato adelantado. Pero incluso así hay que remontarse hasta mayo de 1992 para encontrar un alza superior. En tasa mensual, el IPC subió al 1,2% en diciembre. Y la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó cuatro décimas, hasta el 2,1%. Tuvo especial incidencia el repunte de la electricidad. Según el INE, se disparó un 72% en tasa interanual (tomando como referencia la tarifa regulada o PVPC). Pero la luz no es lo único que ha metido presión al indicador. «El incremento de la inflación en diciembre tuvo un origen muy generalizado, lo que indica que se está produciendo un traslado de los mayores costes de producción hacia los precios finales al consumo», constata María Jesús Fernández, economista senior de Funcas. Los datos así lo certifican. Factores como los cuellos de botella o la escasez de algunas materias primas también han impactado de lleno en los precios de, por ejemplo, la vivienda, con una variación anual del 23% en el periodo. Del mismo modo, los alimentos y las bebidas no alcohólicas elevaron su tasa hasta el 5%. 

Comentarios
Multimedia Diari