Impulsando la transformación digital de las pymes turísticas en toda Europa

Un proyecto europeo liderado por Eurecat logra captar un millón de euros de la Comisión Europea para impulsar la digitalización de hasta 60 empresas

| Actualizado a 21 febrero 2022 10:09
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Camp de Tarragona liderará un proyecto europeo para ayudar a la transformación digital de 60 pymes del sector turístico en cinco países de Europa. Se trata del proyecto Resetting, coordinado por el centro tecnológico Eurecat, que tiene en Vila-seca uno de sus centros referentes en la industria turística. Le acompañan otros siete miembros en este consorcio, donde destacan, a escala territorial, la Federació Empresarial d’Hostalereia i Turisme de la Província de Tarragona (FEHT) y la Associació Clúster TIC Catalunya Sud, con sede en Reus.

Junto a estos tres socios, integran el consorcio Resetting dos entidades de Portugal, una de Italia, una de Grecia y una más de Albania, hasta sumar en total ocho participantes y cinco países. Juntos, han logrado captar un millón de euros del programa COSME de la Comisión Europea (CE) dirigido a pymes, a los que se sumarán otros 333.000 aportados por los socios, hasta un importe final de 1.333.000 euros, de los cuales 540.000 euros irán destinados a ayudas directas para la transformación digital de pymes del sector turístico.

«Queremos crear una comunidad en la que haya un aprendizaje constante entre países»

Ignacio de las Cuevas, Eurecat

Ignacio de las Cuevas, jefe de Partenariats Globals i Innovació Turística del Departament de Consultoria tecnològica de Eurecat, que agradeció el apoyo de la Diputació de Tarragona durante la presentación de Resetting, destacó entre los objetivos de este proyecto «que las empresas del sector turístico puedan recibir financiación para la digitalización, a la vez que ayudamos a aterrizar conceptos y soluciones tecnológicas hacia las pymes turísticas de nuestra región».

Con su fecha de inicio este pasado mes de enero y una duración prevista del proyecto hasta junio del año 2024, el próximo mes de abril se abrirá el primer open call para que pymes del sector turístico de todos estos países apliquen para lograr ayudas (con importes de hasta 9.000 euros por empresa) para impulsar su transformación digital.

Hasta 60 pymes serán las seleccionadas por este consorcio, de las cuales 14 serán españolas (donde se espera un peso importante de pymes de la demarcación de Tarragona), otras 14 de Portugal, 12 de Italia, 12 de Grecia y 8 de Albania.

«Hay pymes -explicó Berta Cabré, presidenta de la FEHT- que no han podido evolucionar lo suficiente, y recursos como los que se presentan ahora, con técnicas de análisis de datos, de captación o de mejores experiencias, ayudarán a aplicar la innovación en nuestro día a día».

En esta tarea tendrá un papel destacado el Clúster TIC Catalunya Sud, entre cuyas funciones, explica su presidente, Pablo Mazón, están «canalizar el asesoramiento y que el clúster pueda acompañar a aquellas empresas del territorio que no han conseguido digitalizarse».

Hasta un centenar de proyectos de toda Europa concurrieron a la convocatoria del programa COSME de la Comisión Europea. El proyecto Resetting, liderado por Eurecat, fue uno de los nueve seleccionados en un proceso muy competitivo. En la fotografía, desde la izquierda, Pablo Mazón, Ignacio de las Cuevas y Berta Cabré

Los impulsores de este proyecto aclaran, sin embargo, que no necesariamente se dirigen a pymes sin apenas digitalización, sino que su propósito es contribuir a que las 14 pymes seleccionadas en el territorio puedan mejorar sus capacidades empresariales y, al mismo tiempo, incorporar soluciones digitales innovadoras que les permitan la transición hacia modelos operativos más resilientes, sostenibles y circulares.

Para ello, en este proceso de selección se llevará a cabo entre las empresas aspirantes a entrar en el programa un análisis de madurez tecnológica, en el que se incluirán los objetivos y recursos particulares de cada pyme, para ajustar al máximo la propuesta de acción para cada empresa a sus necesidades reales, agrupando incluso empresas de diferentes países por niveles de madurez tecnológica.

El objetivo último es no solo acompañar y financiar acciones de transformación digital en estas pymes, sino lograr aprovechar la dimensión europea del proyecto, poniendo en contacto experiencias empresariales diversas con el fin de construir una comunidad de aprendizaje que pueda durar más allá de la fecha de vencimiento de este proyecto.

«Esta transferencia de know how transnacional entre países -resume Ignacio de las Cuevas- es lo que aporta el verdadero win-win a este proyecto, con la creación de una comunidad en la que haya un aprendizaje constante».

Comentarios
Multimedia Diari