Los economistas catalanes, preocupados por un frenazoen la recuperación económica

La última encuesta de situación del Col·legi d’Economistes de Catalunya alerta sobre la crisis en la cadena de suministros, el aumento de costes energéticos y la escalada de la inflación

| Actualizado a 20 diciembre 2021 09:14
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La economía catalana mejora, pero hay señales de alerta que enfrían la recuperación. En su última Enquesta de Situació Econòmica de Tardor de 2021, el Col·legi d’Economistes de Catalunya (CEC) destaca que un 65,4% de los colegiados encuestados (con 1.167 consultas entre el 2 y el 26 de noviembre) considera que la situación económica de Catalunya está mejor hoy que hace un año, mientras que un 16,8% piensa que está igual y un 16,5% opina que está peor.

La percepción mayoritaria sobre la mejora de la economía catalana en los últimos doce meses responde a la recuperación que se observa en la actividad económica y a la mejora general de la situación sanitaria gracias a la extensión de la vacunación contra la Covid-19.

La última encuesta del CEC obtiene resultados más positivos sobre la economía catalana

Estos resultados de la encuesta de otoño realizada por el CEC son mucho mejores que los que se produjeron en la encuesta de primavera, cuando el porcentaje de economistas que pensaba que la situación de la economía catalana era mejor que doce meses antes era muy inferior (42,4%) y el de los que creían que era peor era bastante más elevado (35,3%).

Además, el índice de ‘Confiança dels Economistes’, que sintetiza el sentimiento de los colegiados ante la situación económica general teniendo presente todos los factores que inciden en ella, se recupera de forma significativa, logrando un nivel de 4,88 para la economía catalana y de 4,93 para la economía española. La previsión es que el índice continúe mejorando y se sitúe en 4,97 a final de este año para la economía catalana y en 5,02 para la economía española, acercándose cada vez más a los niveles prepandemia.

Electricidad, déficit fiscal y cadena de suministros encabezan las preocupaciones

La identificación por parte de los economistas catalanes de los principales problemas que afectan la economía catalana ha experimentado, por otro lado, un cambio muy significativo desde la última encuesta. Así, el precio de la electricidad aparece ahora como el principal problema, señalado como uno de los tres principales por el 37,6% de los encuestados, cuando en la encuesta de primavera solo lo fue para el 4,4% y ocupando la posición número once en el ranking de preocupaciones.

En segundo lugar aparece ahora el déficit fiscal, señalado por el 34,5% de los encuestados, mientras en la encuesta de primavera fue señalado por el 36,2% como uno de los tres problemas principales, a pesar de que entonces ocupaba el cuarto lugar en el ranking, detrás del impacto de la Covid-19 (que pasó de ser el primer problema a ser ahora el quinto), la situación política (que era el segundo y ahora es el cuarto) y el paro (que era el tercero y ahora aparece como el décimo).

Finalmente, el tercer problema que ahora figura como más grave es el de la crisis en la cadena de suministros, señalado por el 30,6% de los encuestados (cuando en la pasada primavera no aparecía a la lista).

Por otro lado, en una escala de 0 a 10, los economistas encuestados sitúan en 6,7 la preocupación respecto a que la reactivación prevista para la economía catalana pueda verse frenada por la amenaza a escala global de la conjunción de la crisis de suministros, el aumento de los costes energéticos y el repunte de la inflación.

Indecisión respecto la inflación

En paralelo, a la petición de si creían que el repunte actual que está experimentando la inflación es de carácter coyuntural o tiene componentes estructurales, se produce un número de respuestas similar para ambas opciones, con una ligera ventaja de los que piensan que se trata de un fenómeno coyuntural (un 48,2%) respecto a los que creen que se trata de un repunte que también incorpora componentes de tipo estructural, un 46,9%.

Por último, los economistas encuestados consideran que el problema generado por la extraordinaria subida reciente del precio de la electricidad se debería abordar principalmente a través de una reforma a nivel europeo del funcionamiento de este mercado y de compras conjuntas de gas (45,8%), de una modificación de los sistema de subastas de electricidad (38,4%) y de la eliminación de los componentes ajenos a la producción y distribución de la energía eléctrica en la factura de la luz (35,3%).

Comentarios
Multimedia Diari