Otra campaña de la renta marcada por los ERTE

El IRPF de 2021 arranca sin cambios sustanciales respecto a la edición anterior y con los efectos de la pandemia bien visibles

| Actualizado a 04 abril 2022 08:33
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Por segundo año consecutivo, la campaña de la Renta 2021 (que arranca este próximo 6 de abril) llega marcada por los ERTE. Y, de nuevo este año, un número importante de contribuyentes que no solía presentar declaración de renta estará obligado a hacerlo. Se trata de los asalariados que en 2021 cobraron entre 14.000 y 22.000 euros, de los cuales más de 1.500 euros fueron prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) por haber estado inmersos en algún Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a consecuencia de la pandemia de Covid-19.

En ese caso, el SEPE tiene la consideración de segundo pagador, con lo cual todos aquellos asalariados que, con un solo pagador, no tenían la obligación de presentar declaración, deberán hacerlo si los ingresos procedentes de este segundo pagador superan los 1.500 euros anuales.

Nada cambia, como sucedió en 2020, para aquellos contribuyentes con rendimientos del trabajo anuales por debajo de los 14.000 euros, a quienes el Impuesto sobre la Renta no obliga a presentar declaración, independientemente del número de pagadores que hayan tenido. Haber percibido alguna prestación por parte del SEPE, por lo tanto, no obliga a este colectivo a presentar declaración.

Las repeticiones de esta campaña de la Renta no acaban ahí. Igual que sucedió en 2020, en esta edición también estarán obligadas a presentar declaración todas aquellas personas que hayan percibido un Ingreso Mínimo Vital, a pesar de estar exentas de tributar. Al mismo tiempo, todos aquellos trabajadores autónomos que hayan percibido prestaciones extraordinarias por cese de actividad deberán declararlas como rendimientos del trabajo, con los primeros 2.000 euros exentos.

El Impuesto sobre la Renta no obliga a presentar declaración si los rendimientos del trabajo no superan los 14.000 euros anuales

Algunas novedades, sin embargo, se incorporan a la campaña que arranca este próximo 6 de abril. Las más destacadas son la deducción por la realización de obras con el objetivo de mejorar la eficiencia energética de la vivienda (ver información anexa con las claves de esta campaña de la Renta), la reducción de las desgravaciones por planes de pensiones privados individuales (que rebajan su aportación máxima desgravable hasta los 2.000 euros) y, en el caso del Impuesto sobre el Patrimonio, la creación de un apartado específico en el modelo 714 para declarar las criptomonedas de las que era titular el contribuyente a 31 de diciembre de 2021.

Joan Pons, secretario de EFPA España (perteneciente a la asociación europea de asesores financieros) y socio director de Audiconsultores ETL Global, presagia menos incertidumbre por parte de los contribuyentes en esta nueva campaña de la Renta que en la edición del año pasado, con la novedad de los ERTE y la Covid-19 impactando en un elevado porcentaje de las declaraciones.

«Esta campaña es mucho menos compleja que la de 2020»

Joan Pons, EFPA

«La gente ya es consciente [del impacto de los ERTE en la declaración de Renta], y esta campaña es mucho menos compleja que la de 2020», augura Joan Pons, que resalta la ausencia de novedades destacadas para la presente campaña.

Algunas nuevas deducciones, como las de rehabilitación energética de inmuebles, se unen a pequeños cambios en otras, como la rebaja hasta el tope de 2.000 euros en el importe máximo deducible en planes de pensiones privados individuales, y donde «las empresas no se animan con los planes de pensiones colectivos», explica Joan Pons. Respecto a las deducciones fiscales que se mantienen desde hace años (ver anexo con las principales deducciones), este profesional de la asesoría financiera destaca la deducción por compra de vivienda habitual antes de enero de 2013, donde la principal pregunta que se plantea hoy a quienes disponen de una hipoteca firmada antes de esa fecha «es si merece la pena cancelar esa hipoteca». La respuesta es que «teóricamente, no merece la pena, porque una deducción de un 15% sobre un límite de 9.040 euros sigue siendo importante».

Este año, un nuevo tramo en el tipo del IRPF, a partir de 300.000 euros, se incorpora a la campaña 2021

Pero, si algo vamos a empezar a ver ya en esta campaña de la Renta es que «cada vez más, desde la Agencia Tributaria van a estar muy encima de la nueva economía y los criptoactivos -explica Joan Pons-, incluidos los NFT (Non Fungible Tokens). Van a por ello y, si no lo declaras, cuando realices el activo (por ejemplo, convirtiendo una criptomoneda a euros), vas a tener un problema. Es cierto que un criptoactivo puede estar oculto por un tiempo, pero es muy difícil que lo esté para siempre».

Antonio Paredes, experto tributario de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), coincide en que se prevé «una campaña de la Renta un poco continuista», donde se repetirá lo sucedido el año pasado, cuando «muchas personas que estaban en ERTE y hasta entonces no habían estado obligadas a declarar, lo hicieron y la declaración les salió a pagar». A consecuencia de ello, «se habilitó el fraccionamiento del pago para esas personas -explica Antonio Paredes-, y pensamos que en esta campaña de la Renta que arranca ahora también se iba a habilitar, pero no ha sido así».

Una medida que, en su opinión, es muy necesaria para estos perfiles de renta, porque «a una persona con 12.000 euros en rendimientos del trabajo y 5.000 euros de ERTE ya le saldría a pagar, y hay gente a la que pagar ahora el 60% de mil y pico euros le supone un problema», prosigue Antonio Paredes.

«Habilitar el fraccionamiento de pagos sería un desahogo para las rentas más bajas»

Antonio Paredes, Gestha

Sin la posibilidad de fraccionar el pago en seis meses, como sucedió de manera excepcional el año pasado, la única opción al alcance hoy para este perfil de contribuyentes es acogerse al pago del 60% en un primer plazo de junio y el restante 40% en un segundo plazo en noviembre. Fraccionar esto en seis mensualidades, como sucedió el año pasado, «lógicamente es un desahogo, y sin intereses de demora».

En el otro extremo, el nuevo tramo en el IRPF introducido para esta campaña de la Renta 2021, situado a partir de los 300.000 euros, «tendrá su repercusión [en los ingresos de la Agencia Tributaria] -vaticina Antonio Paredes, de Gestha-, pero no será tan elevada porque, normalmente, estos contribuyentes tienen fórmulas de ingeniería fiscal, mediante sociedades [para tributar menos]».

Quienes compraron su vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013 seguirán teniendo derecho a desgravación fiscal por ello

Sobre la mayor atención a los criptoactivos, Antonio Paredes reconoce que «la primera salida de criptomoneda es más fácil de controlar, porque se paga en euros, pero después hay más dificultad para poder acreditar, porque es muy difícil que alguien te certifique el valor de una compra o una venta, al ser un mercado que no está regulado».

Sobre la dificultad de seguir estos criptoactivos en ese mercado desregulado, reconoce que «la Agencia Tributaria no tiene mucha información, solo de cuando pasan a euros», y añade: «todo depende de la legislación, de que se armonice internacionalmente, o por lo menos en la Unión Europea, pero por ahora no parece que vaya a ser fácil o rápido».

Pocas novedades, en todo caso, en una campaña de la Renta 2021 que se presenta como una reedición de la que, en 2020, fue la primera campaña pandémica.

Deducciones destacadas

  • Planes de pensiones Todas las aportaciones hechas en un plan de pensiones privado individual o un plan de previsión asegurado, hasta un límite de 2.000 euros, se deducirán de la base imponible de la declaración de Renta.
  • Compra de vivienda Quienes compraron su vivienda habitual o realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 seguirán disfrutando del derecho a la desgravación, una de las herramientas más conocidas y populares en cualquier nivel de renta. Los contribuyentes pueden deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de 9.040 euros, con lo cual puede ser interesante realizar un pago adicional para amortizar la hipoteca.
  • Compensar pérdidas Las pérdidas generadas por un fondo de inversión, acciones o derivados financieros podrán compensarse con las ganancias patrimoniales obtenidas. Es importante recordar que no se podrán adquirir esos mismos valores o similares en los dos meses posteriores a la venta. También hay que tener presente que, aunque nuestros rendimientos del trabajo o ingresos estén por debajo de los 14.000 euros que nos obligan a declarar, una venta de acciones o de cualquier otro elemento patrimonial, incluso con pérdidas, nos obligará a presentar declaración y a efectuar el pago correspondiente.
  • Donaciones Las donaciones a ONG, fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública, así como a partidos políticos, cuotas a sindicatos y colegios profesionales de carácter obligatorio pueden desgravarse en la declaración de Renta, siempre que se solicite un certificado con los datos identificativos, fecha e importe.
  • Business Angels La deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación es una herramienta que no deberían olvidar todos aquellos que hayan invertido dinero en una startup. Amigos y familiares de tercer grado de emprendedores con proyectos de reciente creación pueden deducirse hasta un 30% de la cuota del IRPF de la inversión realizada al suscribir acciones o participaciones de la sociedad, hasta una base máxima de 60.000 euros al año. La incorporación al capital societario (nunca superior al 40%) debe ser dentro de los tres años desde su constitución, manteniendo la participación entre tres y doce años.
Artículo relacionado: Diez claves para la nueva campaña de la Renta.

Comentarios
Multimedia Diari