Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Tiré currículums y esa misma semana ya me dieron trabajo»

La provincia de Tarragona registró 40.553 parados en junio, la mejor cifra en 14 años

| Actualizado a 05 julio 2022 20:11
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Laia Cañellas, vecina de Torredembarra, es una de las personas que encontró trabajo en junio. Es estudiante universitaria y es el segundo verano que trabaja en hostelería. Cuenta que el año pasado le costó mucho más encontrar empleo, mientras que este le ha sido muy fácil. «Fui al paseo de Altafulla y tiré currículums en todos los restaurantes que hay. La misma semana ya me llamaron de un restaurante y la semana siguiente empecé a trabajar», explica.

También encontraron trabajo el mes pasado muchas de las personas que asistieron a la Fira de l’Ocupació de la Cambra de Tarragona en mayo, que fue todo un éxito para los interesados en encontrar empleo y los que buscaban trabajadores. Reunió a más de 60 empresas y 2.500 personas.

Es el caso de Ángela, una joven de 20 años que se ha estrenado en el mundo laboral. «En la Fira de l’Ocupació me presenté en varios stands y hablé con algunas empresas. Y esa misma tarde ya me llamó una para hacerme una entrevista. Y a los 15 días estaba trabajando».

«Es el segundo verano que trabajo en hostelería y el año pasado me costó mucho más encontrar trabajo», Laia Cañellas (camarera)

También es el caso de Joan, un estudiante que buscaba trabajo «para aprovechar el verano y ganar algo de dinero». A él lo llamaron al cabo de unos días y, tras una entrevista, ha comenzado a trabajar en PortAventura.

Son algunos casos que humanizan las cifras del paro correspondientes al mes de junio publicadas ayer por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, que confirman la recuperación del mercado laboral tras la pandemia de la Covid-19, reflejada sobre todo en el turismo y los servicios. Se prevé una temporada estival en la que los alojamientos rocen el lleno y, muestra de ello, el sector servicios es en el que más ha caído el número de parados, tanto en Catalunya como en la demarcación de Tarragona.

«Las cifras pueden empeorar mucho después de la temporada estival», Rafael Muñoz (economista)

Economistas y sindicatos ven con buenos ojos la tendencia del mercado laboral, aunque alertan de que la inflación puede pasar factura a las empresas tras la temporada turística, cuando se empiece a notar seriamente la subida de precios y esta pueda provocar un frenazo del consumo.

Alerta con la evolución

Rafael Muñoz, economista tarraconense, asegura, por su parte, que «las cifras de desempleo no dejan de ser un maquillaje a corto plazo», y defiende que «los árboles no deben impedirnos ver el bosque». En este sentido, Muñoz comenta que a largo plazo son necesarias empresas que sean estables, «cuyos sueldos a trabajadores salgan de los beneficios empresariales y no de un decreto ley que marque el salario mínimo, porque así te puedes cargar la gallina de los huevos de oro». Con todo, el experto alerta de que «las cifras pueden empeorar mucho después de la temporada estival».

«O empiezan a subir sueldos para hacer frente a la inflación o en unos meses se notará de verdad», Mercè Puig (Secretaria General CCOO TGN)

Ciertamente, el posible aumento de desocupados después de la temporada de verano también preocupa a los principales sindicatos de trabajadores que, sin embargo, celebran la subida del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros y advierten que deberán seguir subiendo con la inflación actual.

En este sentido, Mercè Puig, secretaria general de CCOO en Tarragona, califica las cifras conocidas ayer de «buenos datos», pero señala que «habrá que ver qué pasa cuando acabe el verano». «La inflación está desbocada y debemos ser prudentes en ver cómo sigue la línea de ocupación a partir de octubre», dice Puig. Así, se muestra preocupada con la posibilidad de que en otoño haya un frenazo en el consumo debido al aumento de precios constante que acabaría afectando a las empresas, las cuales se verían obligadas a despedir trabajadores. «De momento parece que los bolsillos aguantan, pero veremos hasta cuándo, por eso insistimos en el tema de los sueldos; o empezamos a ver que estos suben para hacer frente a la inflación y que el poder adquisitivo de la gente no siga bajando o en unos meses se notará de verdad», concluye.

«Hay que conseguir que el sueldo mínimo sea de 1.200 euros en dos años», Joan Llort (secretario Gral. UGT TGN)

Paralelamente, Joan Llort, secretario general de UGT, celebra también el aumento de contratación en el sector servicios y que esta se estabilice en la industria. No obstante, insiste en que «hay mucha gente que, pese a trabajar, es pobre, porque sube todo menos los salarios», con lo que para evitar que este poder adquisitivo de la gente siga descendiendo defiende que «hay que conseguir que el sueldo mínimo sea de 1.200 euros al mes en dos años y negociar que los convenios laborales tengan cláusulas de revisión salarial».

Comentarios
Multimedia Diari