La comisaría de Mossos de Salou y Vila-seca se ha quedado pequeña

Los sindicatos reclaman una ampliación de las instalaciones y desde Interior plantean instalar módulos prefabricados en el exterior

| Actualizado a 21 septiembre 2022 07:31
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La comisaría de distrito de los Mossos d’Esquadra en Salou y Vila-seca se ha quedado pequeña. Hace tiempo que las dependencias del cuerpo policial autonómico, construidas en 2008, son insuficientes para el volumen de agentes que desarrollan su actividad. Según denuncian los sindicatos de Mossos, este es un «problema enquistado» que se va agravando con el paso del tiempo y la ampliación de la plantilla que da cobertura a ambos municipios. Falta espacio tanto en las diferentes áreas de trabajo, que han multiplicado la presencia de agentes en los últimos años, como en los vestuarios y han reclamado de forma reiterada una ampliación del equipamiento que no acaba de llegar.

La semana pasada tuvo lugar la reunión de la Regió Policial del Camp de Tarragona, donde los diferentes sindicatos que representan a los Mossos hicieron llegar sus reclamaciones a los mandos regionales y los jefes del servicio de administración del cuerpo. Según se expuso en el encuentro, existe un informe para la instalación de módulos exteriores que aportarían una solución rápida sin suponer una gran inversión.

Sin embargo, los representantes de los trabajadores lamentan que todavía no se haya tomado una decisión sobre la ampliación de la comisaría e instaron a los responsables de la Regió Policial a «encontrar una solución definitiva lo antes posible», bien a través de módulos o bien con una ampliación del edificio.

El Diari se puso en contacto ayer con el Departament d’Interior para conocer las intenciones que hay con las dependencias de los Mossos en Vila-seca y Salou, pero no ha obtenido respuesta.

Además de la ampliación de las dependencias que dan cobertura a Vila-seca y Salou, desde los diferentes sindicatos pusieron encima de la mesa otras problemáticas que se arrastran en el edificio policial situado en la calle Salvador Espriu, en terrenos del CRT.

Problemas de climatización

Una de las reclamaciones que más tiempo llevan haciendo está relacionada con la mala climatización en la zona de vestuarios. Un problema que consideran que atenta contra la normativa de seguridad laboral. En el verano de 2017, los sindicatos ya alertaron de «temperaturas extremas» que la plantilla tenía que soportar en los vestuarios, por encima de los 30 grados en los meses de verano. Una situación que se abordó de forma provisional con máquinas de aire condicionado portátiles, pero que continúa sin solución.

El Sindicat Autònom de Policia (SAP-FEPOL) ya llevó este asunto a Inspección del Trabajo el año pasado, que instó al departament a mejorar los sistemas de refrigeración de la comisaría. Según les hicieron llegar en la última reunión los jefes de la región, la previsión es que las obras para mejorar la climatización en los vestuarios estén finalizadas antes del verano de 2023.

Por otra parte, los delegados sindicales también expusieron a los jefes de la Regió Policial otras deficiencias que existen desde hace tiempo en la comisaría de Mossos de Salou y Vila-seca, como son los problemas con algunos de los vehículos de trabajo o la puerta de acceso. En este sentido, desde el año 2016 vienen reclamando una puerta codificada para el ingreso de los trabajadores desde la puerta lateral que hay en el exterior de la comisaría.

La comisaría de Vila-seca y Salou entró en servicio a finales de 2008 con el despliegue del cuerpo de Mossos en el Tarragonès. Tuvo un coste de 5,2 millones.

Comentarios
Multimedia Diari