La piscina municipal requerirá una remodelación integral

Construida hace 37 años, presenta fugas y una deficiente depuración del agua que encarece su mantenimiento. El Ayuntamiento confía en tener listas las obras de cara al próximo verano

| Actualizado a 08 agosto 2022 12:50
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una vez superado el verano, el Ayuntamiento de Altafulla afrontará el plan de remodelación integral de la piscina municipal situada en la avenida Alcalde Pijuan, la principal vía que conecta el núcleo histórico con el barrio marítimo de la localidad. Las deficiencias más urgentes a subsanar son las fugas que padece la taza de la piscina y la depuración del agua, con unos equipos y maquinaria obsoletos.

La precaria situación de la piscina, inaugurada hace 37 años, «acarrea elevados costes en su matenimiento, tanto de agua como de productos para su depuración», señala Marisa Méndez Vigo, responsable del área de Urbanisme i Via Pública del Ayuntamiento de Altafulla.

En el caso de las fugas de agua, éstas vienen detectándose desde hace unos tres años y su localización «a priori, no es nada fácil», admitía hace unos dias, en el pleno ordinario del consistorio, el anterior concejal de Esports, Àlex Cañas. No hay que olvidar que la piscina de Altafulla acoge cada verano los cursillos de natación.

El consistorio altafullense tiene previsto encargar un primer proyecto, cuyo coste se estima en unos 11.000 euros, para llevar adelante la inaplazable y total remodelación de las instalaciones de la piscina. Cuando los ingenieros de la empresa responsable del proyecto hayan finalizado su redacción, el Ayuntamiento podrá licitar las obras y posteriormente adjudicarlas. «Un proceso que suele ser largo», como advierte la edil responsable, Marisa Méndez Vigo, quien confia en que el año que viene se disponga del presupuesto necesario para la ejecución de los trabajos, «a fin de poder disponer de la remodelada piscina ya en verano y, en el peor de los casos, dejarla terminada en otoño».

La piscina de Altafulla suele ser muy frecuentada por gente de fuera del municipio, «la mayoría de ellos procedentes de barrios de Ponent de la ciudad de Tarragona», señalan los responsables de expedición de tiquets del recinto. Méndez Vigo afirma que «el módico precio de los tiquets, más baratos que el de las piscinas de los municipios cercanos, facilita la afluencia de muchos usuarios, familias enteras, para bañarse en la de Altafulla».

Precisamente, el Ayuntamiento de Altafulla acaba de unificar los precios de la piscina, tanto para empadronados, como visitantes, se trate del tiquet sencillo, el familiar o los bonos de descuento, modalidad esta última «que, por el momento, no goza de mucha aceptación entre los usuarios», admite la concejala.

Inaugurada en julio de 1985

El acto de inauguración de la piscina municipal de Altafulla tuvo lugar la tarde del día 13 de julio de 1985, siendo entonces alcalde Joan Pijuan. Su construcción duró cosa de un año, ubicada en la zona de aparcamiento y parque municipal. El coste ascendió a unos 7 millones de las antiguas pesetas y fue subvencionada en 4,2 millones de pesetas por parte de la Direcció General d’Esports de la Generalitat de Catalunya y la Diputació de Tarragona.

En aquel momento la piscina fue bautizada de «olímpica», por sus medidas: 25 metros de largo, por 12,5 de ancho. En una segunda fase se construyó la piscina infantil y se ampliaron los vestuarios.

Temas:

Comentarios
Multimedia Diari