Descubriendo cómo trabajan las abejas del Castell de Riudabella

Ejercer de apicultores. Enfundarse un traje para descubrir cuál es el papel de las abejas es una actividad muy emocionante para pequeños y mayores

| Actualizado a 17 noviembre 2022 13:51
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Sabías que las abejas no son amarillas y negras? ¿O que todas las abejas obreras que trabajan en la colmena haciendo miel son hembras? ¿O que la abeja reina se convierte en reina porque es la única que se alimenta de jalea real?

Estas y muchas otras curiosidades fascinantes sobre estos pequeños insectos que habitualmente generan miedos, pero que son básicas para el equilibrio en el ecosistema mundial, se pueden descubrir durante la actividad “Descubre el mundo de las abejas” que se ofrece en el entorno del Castell de Riudabella.

Descubrir cómo viven las abejas, cuál es el papel ecológico que realizan, qué productos elaboran y cuáles son sus propiedades y utilidades son algunas de las cuestiones que se tratan en esta propuesta muy adecuada tanto para pequeños como para mayores.

Acompañados por un guía, que se presenta como “amigo de las abejas”, conoceréis, en primer lugar, el entorno del Castillo de Riudabella por donde suelen moverse las abejas de la zona. Después de las fascinantes y entusiasmadas indicaciones del guía, toca preparar el humo que sirve para calmarlas durante las inspecciones y enfundarse los trajes de apicultores.

A priori puede dar un poco de respeto verse rodeado de abejas, especialmente por el zumbido constante que te rodea, pero el equipamiento es muy seguro y no hay que temer en ningún momento por las picaduras. Para los niños es toda una aventura ponerse el traje y antes de entrar en la zona del apiario se reciben un montón de explicaciones sobre cómo respetarlas para que las abejas no se sientan amenazadas en ningún momento y sea una actividad totalmente segura.

Una vez finaliza la visita al apiario, la actividad acaba con todos los participantes haciendo una pequeña vela y con una cata de la miel que se elabora en este mismo lugar. ¡El colofón perfecto para una mañana muy completa!

Esta actividad está dirigida a mayores de 6 años, excepto a las personas que sean alérgicas al veneno de la picadura de abeja. Aunque el traje protege, es recomendable llevar ropa de manga larga, calcetines y zapatos cerrados. La mejor época del año para disfrutar de la visita al apiario es de primavera a otoño, siempre que no sean días muy fríos o con viento.

La importancia de las abejas

La empresa Drac Actiu puso en marxa en el año 2015 el llamado proyecto EDRA (Espai de Divulgació i Recerca de les Abelles), un espacio turístico, educativo y de investigación equipado con un apiario donde desarrollar actividades para dar a conocer el maravilloso mundo de las abejas, su histórica relación con el ser humano, la trascendencia de la apicultura en el desarrollo del entorno rural y la importancia de este ser vivo para la biodiversidad.

Lamentablemente, las poblaciones de abejas han disminuido en todo el mundo en las últimas décadas debido a la pérdida de hábitat, las prácticas agrícolas intensivas, los cambios en los patrones climáticos y el uso excesivo de productos agroquímicos como los pesticidas. Esto, a su vez, supone una amenaza para una variedad de plantas fundamentales para el bienestar y el sustento de los seres humanos.

Dada la situación de grave dificultad y degradación que sufre actualmente el entorno de las abejas, desde Drac Actiu se trabaja para contribuir a la concienciación de la importancia de su protección en favor de la sostenibilidad y la biodiversidad.

La historia del Castell de Riudabella

Esta actividad, dirigida especialmente a familias, se hace en el entorno del Castell de Riudabella, situado en la Conca de Barberà, dentro del entorno natural protegido del Paraje Natural de Interés Nacional de Poblet.

Existen referencias históricas donde se explica que siglos atrás, en estas tierras, ya existían colmenas de abejas. De hecho, es muy probable que el nombre de Riudabella venga de esta tradición. Este castillo fue en sus inicios una villa romana y en el siglo XIII los monjes de Poblet empezaron a usar el edificio como granja, que tanto servía para el almacenamiento de vino, grano y azafrán, como para su reposo. Tras la desamortización, el inmueble fue adquirido por la familia Gil Moreno, que reconstruyó los edificios en un estilo neomedieval y que, en la actualidad, sigue al cargo de su explotación.

Hoy en día la finca está dedicada, mayoritariamente, al cultivo de viñedos y también tiene funciones de casa rural.

Localización: Castell de Riudabella

Precio de la actividad:entre 15 y 20 €

Duración: 2 h (aproximadamente)

Es imprescindible reservar llamando al 629 21 32 63 o escribiendo a info@dracactiu.com

Para más información haz clic en el blog DE RUTA EN FAMILIA

Comentarios
Multimedia Diari