La economía de la provincia de Tarragona se recuperará del impacto de la Covid a partir de la primavera próxima

El Camp de Tarragona lideró la recuperación económica en Catalunya el año pasado con un incremento del 7,4% del VAB

| Actualizado a 28 noviembre 2022 19:51
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La economía de la provincia de Tarragona no se recuperará del impacto de la pandemia hasta pasado el primer trimestre del año próximo. Así, lo ha apuntado Josep Oliver, catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del Anuario Económico Comarcal BBVA 2022.

El estudio, presentado este lunes, destaca que el Camp de Tarragona lideró el año pasado la recuperación económica en Catalunya con un incremento del 7,4% del Valor Añadido Bruto (VAB). La mejora se debe a los “bonos” resultados del sector terciario y de las manufacturas, después de la «fuerte» caída sufrida el 2020. Con todo, los registros todavía están lejos de volver a las cifras prepandémicas. Terres de l’Ebre también mejora con un aumento del 5,1% del VAB.

Según Oliver, el crecimiento de este cuarto trimestre respecto al tercero puede ser «cero» y este «frenazo» se podría alargar durante los primeros meses del año próximo. «Si la Covid no rebota y la guerra de Ucrania no lo revienta de nuevo, tendríamos que entrar en una fase de reabsorción total de las pérdidas que quedan pendientes de superación del choque de la pandemia a partir de la primavera», ha afirmado el experto. En la presentación del Anuario Económico Comarcal 2022 de BBVA, Oliver ha explicado que las comarcas tarraconenses y gerundenses fue las que sufrieron caídas más significativas en plena pandemia, pero también son las que encabezan la recuperación económica.

De hecho, el crecimiento del Camp de Tarragona se ha situado este 2021 en el 7,4%, siente el más elevado de Catalunya (6,3%), mientras que las Terres de l’Ebre han registrado un 5,1%, cifra ligeramente por debajo de la media catalana. En concreto, el informe económico indica que los servicios privados del sector terciario, como son los comercios, la hostelería, la restauración, los transportes, las actividades artísticas y recreativas, entre otros, son los que han propiciado la recuperación, con una mejora de un 11% del VAB. Estos sectores sufrieron una caída del 27,4% hace dos años.

A modo de ejemplo, Oliver ha subrayado que la Costa Daurada logró 4,2 millones de pernoctaciones y que por el aeropuerto de Reus pasaron unos 158.000 pasajeros. Ahora bien, la recuperación de estos ámbitos todavía están lejos de las cifras del año 2019, cuando se consiguieron 9,8 millones de pernoctaciones y un millón de viajeros.

El estudio también señala la recuperación de la actividad industrial en un 7,1%, y el de las manufacturas en un 10,2%. En este sentido, el director ha destacado el crecimiento de las industrias alimentarias y de las químicas.

«La química tiene un peso muy relevante, especialmente en el Tarragonès, y su crecimiento ha estado de los importantes del país; la química ha recuperado el papel tractor que tiene del sector industrial, dicho esto, se tiene que recordar que los sectores dominantes en nuestra economía continúan siendo los servicios», ha añadido. Además, también ha remarcado que las exportaciones de la demarcación tarraconense han crecido un 27% en 2021, registrando una cifra «recuerdo» de 9.900 millones de euros.

El sector de la construcción también registra casi un 2% de aumento, a pesar de que en el estudio se apunta que se trata de una recuperación «totalmente insuficiente» para compensar la «fuerte pérdida» -de un 11,4%- del año 2020. En cuanto al primario, el adelanto es del 10,2%. Por ámbitos, la agricultura creció de un 4,1%, la ganadería un 18,7% y la pesca un 8,9%. En cambio, el sector energético cayó un 7,5%.

En las Terres de l’Ebre, 5,1% de aumento

En las comarcas ebrenses lo VAB aumentó un 5,1%, según indica el anuario. El sector terciario es el que más se incrementa con un 8,6%, mientras que la industria y la construcción se cifra en un 1,7%. En el caso de los servicios es de 8,6%, situándose por encima de la media catalana, y reflejando la «intensa alza» del 11,1%. De hecho, la dinámica positiva de estos servicios se debe a la recuperación de las pernoctaciones hoteleras que, después de la «fuerte contracción» - de 624.000 del 2019 a 330 miles el 2020-, creció de un 61%, hasta 532.000 pernoctaciones.

En cuanto a la mejora del VAB industrial, las producciones energéticas, de agua y reciclaje que, con un peso del 71% del VAB del sector, se contrajeron un 2,5%, mientras que las manufacturas crecieron con fuerza. El informe también destaca la mejora en la agricultura de un 6,2% y la bajada de la ganadería, cifrada en un 2,5%.

Retorno a las cifras prepandemia

El director del estudio ha afirmado que la economía del Camp de Tarragona se ha recuperado «mucho» pero que todavía le queda ocho puntos para lograr los niveles de valor añadido de antes de la pandemia. «Es un crecimiento muy fuerte y necesitaremos los meses de 2023 para decir que el choque de la covid ha sido reabsorbido», ha reiterado. En el caso de las tierras ebrenses, Oliver ha detallado que la caída fue menor, por lo cual, la recuperación ha estado «menos intensa». «El balance global es ligeramente más positivo, falta alrededor de un 5%. El año 2021, no hay ningún vegueria que haya superado la crisis», ha cerrado el experto.

Comentarios
Multimedia Diari