Lagunas en la ley de ‘solo sí es sí’

| Actualizado a 18 noviembre 2022 07:00
Comparte en:

La ley conocida como del ‘solo sí es sí’, que nació como reacción a la violación de ‘la manada’ a una joven en Pamplona, ha derivado en unos resultados que, paradójicamente, benefician algunos de los comportamientos que pretendía castigar con mayor dureza. Y es que al amparo de esta norma, varios abogados de condenados por delitos contra la libertad sexual han obtenido una rebaja de penas, e incluso se ha dado la excarcelación de algún condenado por este tipo de delitos sexuales.

Para más inri, uno de los acusados por aquella violación grupal en Sanfermines ha anunciado ya su intención de sumarse a esta petición. El problema ha surgido porque la nueva ley unifica bajo la agresión sexual conductas que antes estaban tipificadas como abusos, y estipula una horquilla de penas más amplia y con unos mínimos más bajos, que es a lo que se aferran los jueces a la hora de aplicar la reducción, en cumplimiento del mandato del Código Penal que obliga a aplicar la norma que más favorece a los condenados. Como no podía ser de otra forma, la rebaja en las penas a condenados por delitos tan deleznables ha provocado una gran alarma social. Y un encendido debate político entre partidos e incluso entre instituciones del Estado, culpando la ministra de Igualdad al «machismo de los jueces».

La rebaja de penas a algunos condenados por delitos sexuales exige revisar la norma y corregir sus potenciales vacíos

Es probable que, en efecto, haya algunos jueces con una cuestionable perspectiva de género, como ha quedado demostrado en algunas sentencias polémicas, pero no es menos cierto que la ley tiene lagunas y errores que hay que asumir y corregir, sobre todo para no perjudicar a las víctimas, cuyo sufrimiento vuelve a salir a flote al ver cómo sus violadores se benefician de una ley que presuntamente debía castigar sus conductas con mayor rigor. En todo caso, urge reconducir esta situación para no poner en peligro el consenso social en torno a la necesidad de regular la libertad sexual y el consentimiento en las relaciones. Porque ‘solo sí debe ser sí’.

Comentarios
Multimedia Diari