Un paso insuficiente en la buena dirección

| Actualizado a 21 noviembre 2022 07:00
Comparte en:

Cada vez que termina una Cumbre del Clima la tentación es calificarla de fracaso y no es que sea un recurso fácil, sino que responde a una sensación de muchos negociadores y de una inmensa mayoría de los observadores: la COP27 lo ha esquivado, in extremis, gracias un acuerdo sobre pérdidas y daños. La inclusión de este mecanismo para compensar a los países menos favorecidos por los impactos catastróficos causados por el cambio climático supone un paso adelante y establece como meta acordar su estructura de apoyo financiero para los más vulnerables antes de la próxima COP28 en Emiratos Árabes en 2023. Sin embargo, como apunta la ONU, no basta. «Claramente esto no será suficiente, pero es una señal política muy necesaria para reconstruir la confianza rota», dice el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

La cumbre climática es un éxito de la multilateralidad pero la velocidad de los avances resulta para muchos desesperante

En Egipto se ha rozado el retroceso, pero la organización de estos foros anuales, discutible en su forma y procedimiento, supone un éxito de la multilateralidad, aunque los pasos son cortos y la velocidad de los avances resulta para muchos desesperante ante la magnitud de los efectos de la crisis climática.

La COP27 de Sharm el Seij (Egipto) se presentaba en su arranque como una reunión de «perfil bajo», pues la situación geopolítica derivada de la invasión rusa de Ucrania y la crisis energética devaluaron el punto de partida y las metas de las delegaciones. Además la ausencia de líderes de grandes potencias contaminantes como Rusia y China (primer emisor de CO2 en términos absolutos) o India, convertidos en gigantes económicos, también habían devaluado este foro en el que las cuestiones financiera desempeñan un papel clave. Por esto, la COP27 no será especialmente recordada en la historia de la lucha climática pero su celebración en el contexto actual no deja de ser un avance, porque -como en los cumpleaños- la alternativa a no poder celebrarlos es peor.

Comentarios
Multimedia Diari