Instalado en el dolor

| Actualizado a 02 julio 2022 20:21
Antoni Coll i Gilabert
Comparte en:

En conversación con Cuní en la SER, Jordi Pujol reconoció que «vivo instalado en el dolor», aunque no pierde la esperanza porque «si la pierdo, me moriré». Vive marcado por su confesión de 2014: haber ocultado a Hacienda una fortuna en Andorra durante treinta años, si bien defiende que «la gran mayoría» de su familia es inocente.

En lo político dice que el error del independentismo fue «no pensar que España es un país importante». Si alguien lo duda, ahí está la «foto de familia» de jefes de Estado y de Gobierno en el Museo del Prado.

Pero es que también Pujol pudo sentir la importancia de Catalunya cuando era recibido por gobernantes o los acogía. Está claro que la confrontación (que tiene dos culpables, no uno solo), no ha beneficiado a nadie.

Comentarios
Multimedia Diari