El Mas Totosaus, un punto familiar

El Pla de Famílies fue elaborado por el Ayuntamiento, consciente de la necesidad de padres y madres con hijos, y ya impulsa acciones como formación en habilidades emocionales

| Actualizado a 28 enero 2023 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Soy padre separado y comparto piso, y cuando me toca estar con mi hija, prefiero organizar una actividad fuera de casa. Algo que, por lo general, implica gastar dinero, algo que hago encantado, pero no puedo permitirme ir al cine o a la piscina en verano cada día. Echo en falta opciones gratuitas y públicas para familias con pocos recursos y en fin de semana, especialmente en los barrios, como el Fortuny».

Este es el testimonio de José Manuel Vázquez, cree que se podrían crear espacios públicos en los que disfrutar de actividades «a precios más asequibles» o, directamente, sin coste. La falta de servicios para familias en los barrios es una necesidad detectada en el Pla de Famílies de Reus (2022-2025), un documento que se puso en marcha el año pasado por el área de Salut i Ciutadania del Ayuntamiento de Reus, «siendo conscientes de las demandas de las familias, y ya se impulsan acciones en esta línea», trasladan fuentes municipales de la concejalía.

El plan –que contó con la implicación de hasta 420 personas en un proceso participativo–, pone en el punto de mira a las familias de Reus como «eje fundamental de la sociedad». La hoja de ruta incluye una serie de acciones que ya se han empezado a desarrollar y que a lo largo de los próximos años –y hasta el 2025– se desplegarán en la ciudad. Según recuerdan fuentes del área de Salut i Ciutadania, hasta el momento, se han realizado acciones de formación en habilidades familiares, habilidades emocionales y diferentes propuestas.

En el plan figura, también, un análisis de las necesidades que de la ciudadanía con hijos: se explica, por ejemplo, que «hay familias que necesitan acompañamiento para participar en actividades que se organizan en la ciudad» y que con la «existencia de servicios y actividades dirigidas a este grupo de personas, se potenciarían las relaciones cívicas, ya que también se ha detectado una falta de vinculación con el barrio».

En el ámbito de la comunicación, además, se constata que «a muchas familias no les llega la información de una actividad o se enteran cuando esta ya se ha realizado».

El concejal de Salut i Ciutadania, Òscar Subirats, manifiesta que «siendo conscientes de la necesidad de acercar los servicios a los barrios, se trabaja en proyectos que se sacan adelante precisamente con esta voluntad, como es, por ejemplo, la puesta en marcha de nuevos servicios para familias en el Mas Totosaus, que está culminando su rehabilitación». Allí, «se propone ofrecer servicios para las familias en otra zona de la ciudad y se complementa así la tarea que se lleva a cabo desde el Servei Orientació i Atenció a les famílies (SOAF) Mas Pintat». También «hay que poner en valor el programa ‘Temps de cures’, impulsado con el fin de ayudar a las familias con la conciliación personal y laboral, para acoger a los niños de hasta 16 años fuera del horario escolar en varios puntos,18, de la ciudad».

Lugares de referencia

La presidenta del grupo de apoyo a la lactancia materna Mareus, Mar Torres, valora sobre tener más espacios dedicados a las familias que uno referente es el Mas Pintat: «Ha ido evolucionando y se realizan numerosas actividades para toda la familia». También cree que es habitual, aun así, que «muchas familias no sepan que existen lugares como estos, por la razón que sea, y que necesiten una zona más, de relación, para conocer a otros padres y madres en más barrios, incluso, el objetivo sería tener más puntos de encuentro».

La representante de Mareus expresa que, desde el Ayuntamiento, «se podrían potenciar más actividades para poder realizar con los niños durante el fin de semana, sin tener que salir de la ciudad». Y es que, «faltan espacios públicos de socialización de familias en general, siempre dejando a un lado el servicio que pueden prestar asociaciones de forma privada».

Un ocio «más consciente»

Las actividades que promueven un ocio «más consciente y más sensible a otras realidades económicas» es otro de los ítems que trasladan las familias.

La creación de alternativas que fomenten menos el consumismo es algo que también secunda la impulsora del proyecto educativo Calmécac en Reus, la historiadora Irina Ravelo, quien cuenta que están muy agradecidos por todo «lo que nos permiten hacer desde la administración local, aunque sí que es cierto que hay actividades que no se pueden llevar a cabo en los centros cívicos de la ciudad por ser fin de semana».

Ravelo se refiere, por ejemplo, a la celebración del Día de Muertos, en cuya organización suele estar implicada y esta se suele realizar en el Centre Cívic del Carme. «Suele coincidir en día festivo y por entonces los centros cívicos no abren», declara la historiadora. En la celebración, conmemoran la muerte de forma alegre y festiva. «Hay menos opciones para familias los fines de semana en Reus, al menos si lo que quieres es disponer de un espacio público para hacer alguna actividad», destaca la impulsora de Calmécac.

Ravelo observa, por otro lado, que hay opciones: «Sería tan sencillo como proponer abrir una vez al mes un centro cívico diferente, e ir rotando».

La familia, en palabras del concejal de Salut i Ciutadania, Òscar Subirats, es un «elemento social vertebrador». Así lo describió el edil en la presentación del Pla de Famílies. Los núcleos familiares hoy visibles, además, «han cambiado con el tiempo, nos todos son iguales, ha habido una metamorfosis del concepto tradicional».

Esta realidad fue reflejada en el plan municipal, en el que se menciona la diversificación de las formas y modelos de familia en la ciudad de Reus.

son las personas que se implicaron en el proceso participativo que tuvo como meta elaborar el Pla de Famílies (2022-2025)

Comentarios
Multimedia Diari