La historia de la pareja y los falsos revisores que estafaron en Reus

El 16 de junio el líder del grupo criminal entró a prisión, mientras que el otro miembro quedó en libertad con cargos

| Actualizado a 09 agosto 2022 12:28
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Criminal (DIC) de Barcelona atribuyen un total de 22 robos violentos, hurtos y estafas al grupo criminal que utilizaba el método de los falsos revisores y que fue desmantelado el 13 de junio. De ellos, hay dos casos en Reus, han informado la misma Policía Autonómica. El 16 de junio el líder del grupo criminal entró a prisión por orden del juzgado instructor de la causa, mientras que el otro miembro quedó en libertad con cargos.

La primera tarea de los detenidos era la selección de la víctima. Normalmente, se trataba de personas de edad avanzada, o especialmente vulnerables, que vivían solas. Una vez seleccionadas, uno de los miembros del grupo hacía una llamada donde se identificaban como la compañía del gas, se presentaban y trataban las víctimas por su nombre de pila. También se las hacían varias preguntas de control para comprobar que se encontraban solas. Una vez habían confirmado la información, las avisaban diciendo que en unos minutos se dirigirían en el domicilio unos operarios para hacer comprobaciones de la instalación del gas.

Las personas que se dirigían en el domicilio lo hacían con ropa de trabajador y tarjetas con logotipos falsos de la compañía de gas para dar más credibilidad a las víctimas. Una vez en el domicilio distraían las víctimas mediante engaños y la puesta en escena de una supuesta revisión del gas y les sustraían tarjetas de crédito, joyas y el dinero en efectivo que dispusieran. Paralelamente, recopilaban los datos necesarios de las claves de estas tarjetas así como información para acceder a la banca en línea para sustraer dinero de su cuenta bancaria.

Si la víctima no accedía a dar estos datos, los presuntos autores no dudaban en amenazarlas y al utilizar la violencia en su contra. En algunos casos reportaron amenazas con armas blancas. Ya en el momento de su detención, se los atribuían 5 delitos, un robo violento, dos hurtos y un delito de estafa en el caso del hombre y un robo violento más en el caso de la mujer.

Pero la investigación no se paró una vez se había desmantelado el grupo y detenidos a sus miembros (la avanzadilla para verificar la vulnerabilidad de la víctima y los falsos operarios). Los investigadores de la DIC de Barcelona consiguieron relacionarlos con 17 hechos más gracias a los objetos y otros indicios que se pudieron intervenir en las entradas y registros el día de la investigación.

No tan solo esto, sino que gracias a la identificación de los autores, otras unidades de investigación consiguieron resolver hechos similares que restaban sin autor conocido. Entre estos hechos, se encuentran un robo violento y una estafa en Sant Feliu de Llobregat, donde los investigadores han identificado a tres de los cuatro autores. Además, cuatro hurtos y estafas bancarias, dos a Reus, una en Santa Coloma de Gramenet y otra en L’Hospitalet de Llobregat, donde el identificado es el principal investigado, o miembros de su grupo.

Los hechos delictivos que se los atribuyen son una estafa, en el primer caso, el hurto de objetos, joyas, dinero y tarjetas bancarias, y en dos casos, el robo violento.

Las joyas recuperadas, a disposición de las víctimas

Las joyas recuperadas por los investigadores provenientes otros hechos delictivos sin identificar se encuentran actualmente en depósito policial a la espera de poder ser devueltas a sus propietarios. Las personas que hayan estado víctimas de un robo de este tipo y todavía no hayan recuperado las joyas, tienen que enviar un correo electrónico a itpg31233@gencat.cat y los investigadores contactarán para mostrarlos fotografías de los objetos recuperados.

Comentarios
Multimedia Diari