Las bandas rugosas de la AP-7 no dejan dormir a unos 500 residentes de SPiSP

La AVV de Sant Pere i Sant Pau denuncia que las molestias empezaron en julio, cuando se colocaron en el carril central de la autopista

| Actualizado a 26 agosto 2022 09:21
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Según un estudio realizado por la AVV Sant Pere i Sant Pau, podría haber un total de quinientos o seiscientos afectados por la contaminación acústica provocada por las bandas rugosas de la autopista AP-7.

Según informan los vecinos, las molestias empezaron a notarse alrededor de julio, mes en el que, supuestamente, se colocaron bandas de esta tipología en el carril central.

Este mecanismo tiene como función principal evitar que los conductores se salgan involuntariamente del carril en caso de dormirse al volante. Sin embargo, los vecinos que asistieron ayer a la reunión convocada por la AVV para detectar a los afectados por esta problemática, insistieron en que las bandas de las líneas discontinuas no son necesarias.

Luis Trinidad, presidente de la asociación, alegó: «Entiendo que las bandas se pongan en el arcén», pero al colocarse también en el carril central, «se oyen los adelantamientos por la noche y en las horas punta».

«Se oyen los adelantamientos por la noche y a las horas punta», Luis Trinidad, Presidente de la AV Sant Pere i Sant Pau

Natalia Rodríguez sufre de sensibilidad auditiva, y su vivienda da a la autopista: «Estoy dormida y de repente me despierto porque ha pasado un trailer de dieciocho ruedas», lamentó. Añadió: «No puedo dormir.»

Rodríguez no es la única con dificultades para descansar. Inma Campón, vecina del bloque Roselló, muy cercano a la autopista, indicó que, debido al aumento del precio de la luz, los vecinos suelen abrir las ventanas por la noche para que entre el fresco: «por eso, ahora el ruido se oye el doble».

Además, añadió que «el silencio de la noche hace que destaquen especialmente este tipo de ruidos».

«Estoy dormida y de repente me despierto porque ha pasado un tráiler de dieciocho ruedas», Natalia Rodríguez, vecina de Sant Pere i Sant Pau

Su hermana, Ana Cristina, que también reside en las cercanías de la AP-7, añadió: «Hemos vivido toda la vida en el barrio y la autopista siempre nos ha hecho de sonajero, pero siempre habíamos dormido bien».

Para solucionar el problema, algunos vecinos sugirieron que se eliminen las bandas del carril central. Natalia Rodríguez, además, propuso que se añadan paredes acústicas: «Amortiguarían el ruido».

Asimismo, algunos de los asistentes de la reunión aseguraron que las bandas también producen molestias al conducir: «Se te va el coche porque las ruedas vibran», expuso Natalia Rodríguez

Comentarios
Multimedia Diari