Ni la amenaza de lluvia ha podido con la ilusión del primer día

Tarragona recupera el concurso de fuegos tras dos años sin celebrarse por la pandemia. La playa del Miracle vuelve a convertirse en el punto neurálgico del acto, aunque, hoy, la afluencia ha sido menor de lo habitual a causa del mal tiempo

| Actualizado a 06 julio 2022 23:47
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Nada podía ir mal. Después de dos años sin concurso de fuegos, ni la lluvia ha sido una amenaza para su celebración. Pese a las dudas de toda la tarde, la gente no ha fallado y ha salido de casa para ver el espectáculo de la pirotecnia Gironina, de Valencia, quien ha sorprendido con un ritmo frenético y una traca valenciana final que a nadie ha dejado indiferente.

En Tarragona, principio de julio es sinónimo a concurso de fuegos. Y hoy se ha vuelto a demostrar. La añorada normalidad también era pasar la tarde en la playa, cenar y ver el espectáculo. Pero la jornada de hoy ha sido un tanto distinta, teniendo en cuenta que en circunstancias normales no cabe ni una aguja en la arena. En cambio, hoy, en la playa del Miracle habían muchos huecos vacíos.

La familia Veciana recuperaba dos años después esta tradición. A las siete de la tarde han legado a la playa, han montado su mesa y han plantado las sillas. La lluvia les ha pillado mientras cenaban unos bocadillos. Han activadoel protocolo y, en cuestión de un minuto, la paradita ya estaba montada en debajo de la plataforma de hormigón. Hoy el mamotreto ha servido para cobijarse. «Teníamos claro que lloviera o no lloviera, nosotros estaríamos aquí», decían.

Más valientes han sido Alba, Elena, Laia y Pilar, cuatro amigas de 18 años que han sobrevivido a la lluvia desde la arena. «Nos encantan estos días. Los fuegos son una excusa para pasar la noche delante del mar», explicaba una de ellas.

La gente ha optado hoy por ver el espectáculo desde otros puntos de la ciudad, como el Balcó del Mediterrani o desde una terraza del Port Esportiu.

Otras de las novedades de la jornada han sido, en primer lugar, el dron de la Guàrdia Urbana que ha recorrido, arriba y abajo, toda la playa. A parte de vigilar, el dron también ha gravado un audiovisual. La otra primicia ha sido la embarcación de vigilancia de los Mossos –llamada Josefina Castellví–, que ha controlado las barcas que había en el mar, junto con la de la Guardia Civil.

El espectáculo de la pirotecnia Gironina se ha caracterizado por tener mucho ritmo desde el primer momento, por apostar por los fuegos acuáticos y, finalmente, por una traca típica valenciana que nos dejó a todos con muchas ganas de más. Mañana, más y quizás mejor, quién sabe.

Comentarios
Multimedia Diari