Todas las entidades vecinales de Llevant, menos Boscos, a favor del albergue juvenil

Las asociaciones se desmarcan de la plataforma Pro Llevant, colectivo que se opone al proyecto de albergue porque no quiere que acoja «a menores con problemas psicosociales»

| Actualizado a 26 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Todas las asociaciones de vecinos de las urbanizaciones de Llevant, menos la de Mas Vilà de Boscos, apoyan el proyecto de albergue juvenil en la Ciutat de Repòs, y se desmarcan de la reivindicación de la plataforma Pro Llevant, creada expresamente hace pocos meses con el cometido de paralizar el proyecto. El albergue juvenil impulsado por la Generalitat centra el debate en la zona de Llevant, llegando a límites importantes, como por ejemplo, dimisiones y discrepancias en alguna asociación. El colectivo contrario al proyecto no se cree las explicaciones de la Generalitat y del alcalde de Tarragona, e insisten en que el albergue acabará acogiendo «menores con problemas psicosociales». Y no lo quieren porque, dicen, que traerán «problemas y delincuencia».

Por su parte, la mayoría de entidades vecinales defienden la gestión de la administración y celebran que, tras once años cerrada, la Generalitat invierta 15 millones de euros para que la Ciutat de Repòs vuelva a su uso original.

DImisiones y apoyos

Josep Maria Bertran, presidente de la Associació de Veïns de la Vall de l’Arrabassada, opina que «es un proyecto con cara y ojos», y que todo lo que significa inversión en Llevant «es una buena noticia». Bertran apunta que la plataforma contraria al albergue «no quiere entender las explicaciones de la Generalitat», y asegura que «no daremos ninguna facilidad para que hagan el referéndum en nuestro barrio». Y es que, cabe recordar que la plataforma ha anunciado que repetirá la consulta, que se hizo en Cala Romana el pasado sábado, en otras zonas de Llevant.

Carles Riba, portavoz de la asociación de vecinos Solimar, apoya el albergue juvenil y destaca uno de los compromisos de la Generalitat. «Podremos utilizar la parte frontal del equipamiento como centro cívico». Riba opina que «la plataforma Pro Llevant se creó cuando vieron que no podían mover las asociaciones de vecinos».

Por su parte, Alicia Herreros de la urbanización del Escorpí, dice que «lo importante es que se abra y que se utilice, tras tantos años cerrado», y sobre la plataforma, asegura que «no sabemos de dónde han sacado la información que dan, que es distinta a la que nos dio la Generalitat cuando nos reunimos con ellos».

Antoni Fernández, de la associación de vecinos de la Savinosa, se muestra más contundente y acusa a la plataforma de intentar «manipular con fines políticos». Por otro lado, desde Entrepins, celebran que el equipamiento «deje de ser un cau de ratas», y desde la urbanización El Pinatell, su presidente, David Rolan, apoya la postura de la Federació d’Associacions de Veïns de Llevant. Gemma Fusté sigue de presidenta en funciones de la federación, pese a que hace unas semanas dimitía por este tema, entre otros asuntos. «¿Dónde ha estado esta plataforma en los últimos 12 años, cuándo luchábamos por la inseguridad o por la prevención de incendios?», dice Fusté, quien añade que «hay gente que solo mira por su interés personal, y no por el bien general».

Quien también ha dimitido y por el mismo motivo ha sido el presidente de Cala Romana, Saül Garreta. «La plataforma no informa de manera objetiva», recrimina Garreta, quien añade que las consultas que se han llevado a cabo no cuentan ni con censo ni con una junta constituida. «Lo he dejado porque hay gente que no tiene claro que yo representara la mayoría de los vecinos de la urbanización», explica Garreta. El albergue ha puesto patas arriba las dinámicas de algunas entidades.

Boscos, con la plataforma

La única asociación de vecinos que se ha mostrado abiertamente en contra del proyecto del albergue juvenil y a favor de la plataforma Pro Llevant es la de Mas Vilà de Boscos de Tarragona. «La entidad más numerosa», aclara su presidente, Josep Antón Solé. «Es normal que den su apoyo al albergue, porque les da igual, no les afecta, les queda lejos», dice Solé, quien se plantea dejar su cargo en la federación.

Por su parte, el presidente de la plataforma Pro Llevant, Marc Guasch, dice que los representantes vecinales «hablan sin conocer la opinión de los vecinos», y que estas asociaciones no representan a la ciudadanía porque, en algunos casos, estos presidentes tienen intereses propios «que no les permiten ser independientes».

«
Comentarios
Multimedia Diari