Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alba Medina: 'El baloncesto es mi red social'

Entrevista a la primera mujer de la demarcación de Tarragona en ser condecorada por la Federació Catalana de Bàsquet por sus 25 años como auxiliar de mesa
Whatsapp
Alba Medina frente a una canasta en una pista al aire libre en Boscos de Tarragona. foto: RAFA MARRASÉ

Alba Medina frente a una canasta en una pista al aire libre en Boscos de Tarragona. foto: RAFA MARRASÉ

-¿Se acuerda del primer partido que hizo?

- Claro. Fue un sábado por la mañana en las pistas de Lestonnac. Tenía catorce años.

 

-¿Estaba nerviosa?

- No mucho, porque entonces jugaba a baloncesto y muchas veces había compaginado jugar y hacer mesa [en el argot: formar parte de la mesa de anotadores, haciendo el acta del partido o cronometrando]en torneos. Sí que me imponía el hecho de compartir mesa con gente con mucha experiencia.

 

-¿Por qué decidió ser auxiliar de mesa?

- Algunos de mis primos ya lo hacían y ellos me dijeron que en la federación necesitaban gente. Además, pagaban por ello y ese dinero, que ahora para mí es simbólico, me permitía salir con las amigas, comprar lo que necesitaba...

 

-¿Y ha estado veinticinco años por dinero?

- [ríe] No, no. Al principio fue por eso, pero después empiezas a conocer gente y tus amigos forman parte de ese mundo. Tanto, que el baloncesto se convirtió en mi rutina y, si un fin de semana no tenía partidos, no sabía qué hacer.

 

-¿En serio?

- Sí. La mayoría de mis mejores amigos están o estuvieron vinculados al baloncesto de algún modo. Para mí, es mi red social.

 

-El baloncesto suele ser un deporte con pocos altercados, pero, ¿ha tenido alguna mala experiencia?

- [sonríe] Sí. Fue en un pueblo de la provincia. El árbitro, que ya no se dedica a esto, y yo estuvimos más de dos horas en el vestuario protegidos por los Mossos d’Esquadra.

 

-¿Qué pasó?

- Los jugadores locales no estaban de acuerdo con una decisión arbitral en los instantes finales y querían agredir al colegiado. Yo me puse delante de él pensando que, al ser una chica, no me pegarían, y no lo hicieron. De todos modos, esa situación fue totalmente inusual.

 

-¿Qué significa para usted este reconocimiento de la Federació Catalana de Bàsquet?

- He sentido vértigo al mirar hacia atrás. Estos 25 años han pasado muy rápido y, en cambio, es mucho tiempo. Cuando piensas que en el último cuarto de siglo cada fin de semana de tu vida lo has dedicado al baloncesto... Este deporte es mi vida y lo seguirá siendo.

 

-Supongo que está orgullosa en ser la primera mujer de la provincia en conseguirlo.

- Sí, mucho. Las mujeres suelen dejar el baloncesto cuando se convierten en madres. Los chicos tienen más continuidad.

 

-Tras tanto tiempo, ¿quiere seguir?

- Sí, pero he de admitir que he pensado dejarlo muchas veces.

 

-¿Por qué?

- Precisamente por lo que he explicado antes. Dedicas tu tiempo libre al baloncesto, hipotecas, en cierta manera, todos tus fines de semana y llega un punto que te planteas si vale la pena.

 

-¿Y lo vale?

- Por supuesto.

 

-¿Cuál es su récord de partidos en un fin de semana?

- Llegué a hacer hasta trece partidos en un fin de semana.

 

- ¿Y ahora?

- He decidido bajar el ritmo y no hacer tantos partidos. De todas maneras, ahora hay más personal y te pueden cubrir.

 

-¿Por qué hay más gente?

- Por la crisis económica.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También