Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Alcaldesa de Cunit: "Hay que hacer entender a las mujeres que la ambición es buena"

Carreras está en su segundo mandato como alcaldesa de Cunit. La comarca del Baix Penedès es la que tiene más mujeres al frente, el 43% del total

Norián Muñoz

Whatsapp
Montserrat Carreras, alcaldesa de Cunit. Foto. JMB

Montserrat Carreras, alcaldesa de Cunit. Foto. JMB

Montserrat Carreras revalidó la alcaldía de Cunit (11.800 habitantes) con un pacto el pasado 2015. La comarca del Baix Penedès, a la que pertenece su municipio, es la que tiene más presencia de mujeres alcaldesas de la provincia: 6, el 43% del total.

Cuenta Carreras (CIU) que nunca tuvo ningún interés por la política en general o por un partido político en particular. Donde sí que participaba desde muy joven era en distintas entidades del pueblo, los diablos, el esplai, grupos pacifistas en la universidad... Justo en el último año de carrera, en 1995, le propusieron presentarse en una lista electoral y hasta ahora. «En ese momento me quedé alucinada, pero luego pensé que si ya estaba haciendo cosas desde fuera, seguro que podía hacer más desde dentro». También es una de las dos mujeres del grupo de 27 diputados que hay hoy en la Diputació de Tarragona.

Dar ‘el salto’

Cuando se le pregunta por qué si hay tantas mujeres que participan en las entidades de pueblos y ciudades luego tan pocas se dedican a dar el salto a la política, dice que «la política local es muy esclava y las mujeres somos muy celosas de nuestra vida personal. Sigues trabajando cuando vas a comprar el pan o a tomarte un café con la familia, siempre estás disponible... Y las mujeres trabajamos muchísimo, siempre estamos haciendo mil cosas, entiendo que la política sea lo último en lo que piensan», afirma.

Además, considera que la política da un poder que probablemente le resulta más atractivo a los hombres. Cree que está mal visto que las mujeres sean ambiciosas, «tenemos que hacer un trabajo para que las mujeres vean que la ambición es algo bueno, que te ayuda a superarte», explica.

Paternalismo mediante

Cuenta que desde un principio nunca se ha sentido menospreciada por ser mujer, especialmente al principio. «Al contrario, te sentías cuidada», aunque a continuación reconoce que también «hay mucho paternalismo». Relata que cuando comenzó en política «en las reuniones apenas veías mujeres. Te sentías más observada, como un elemento diferente». En su experiencia, en general, cuando se ha encontrado con otras mujeres en política, siempre ha encontrado muy buena comunicación, independientemente del color político.

Cree que, lamentablemente, el sistema de cuotas que obliga a los partidos a incluir mujeres en sus listas sigue siendo necesario «porque si no muchas no estaríamos aquí. Después, cuando sean las mujeres las que toman las decisiones, las que conforman las listas, las cuotas ya no harán falta».

Respecto a cómo la juzgan los ciudadanos y los medios, reconoce que las mujeres, en general, siempre son juzgadas por lo personal, por su apariencia, «y en el caso de las políticas es exponencial, eso todavía no lo hemos superado de nuestro ideario machista», explica.

Temas

  • NALTROS

Lea También