Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alexis Gutiérrez: 'Reus es cuna de tatuadores'

Entrevista al tatuador en Reus Tatoo
Whatsapp
Alexis Gutiérrez lleva quince años dedicándose al arte de los tatuajes. foto: Alba Mariné

Alexis Gutiérrez lleva quince años dedicándose al arte de los tatuajes. foto: Alba Mariné

-¿Cuántos años hace que se dedica a los tatuajes?

- Que me dedico a ello de forma profesional, unos quince años. Eso sí, mi padre ha sido una gran influencia. En cuanto salía del colegio me iba a ver a mi padre tatuar en su estudio.

 

-¿Desde pequeño fue de los que se distraían en clase dibujando?

- Siempre. Siempre estaba dibujando. De hecho, una vez me aprobaron un examen de inglés gracias a un dibujo. Querían que me estuviera quieto y les hice una Estatua de la Libertad. Me aprobaron pero se quedaron mi dibujo.

 

-¿Se hacen más tatuajes ahora o antes de la crisis?

- La crisis se nota. La gente se lo pensaba menos antes. Buscan que tenga más sentido.

 

-¿La gente le da mucha importancia al hecho de que tenga un significado o se fija más en la moda?

- Existen los dos perfiles. Las modas nunca van a dejar de existir pero siempre habrá gente que se tatúe el nombre de sus hijos.

 

-¿Qué tatuaje recuerda como el más difícil?

- Una vez hice un Buda, sentado en una flor de loto y con el Taj Mahal al fondo que fue todo un reto. Ocupó casi toda la espalda. También lo disfruté, la verdad, porque me gustan los trabajos detallistas.

 

-¿Existe mucha competencia en Reus?

- Reus es cuna de tatuadores. También hay que tener cuidado. Hay quién se compra la máquina y cree que ya sabe. No por tener un bisturí eres cirujano.

 

-¿Cuál es el perfil habitual del que se tatúa?

- Gente entre los 18 y los 40 años. Tanto chicos como chicas. De hecho, ellas se los hacen más a menudo pero más pequeños. Ellos van más a lo grande, en menor número. También son cada vez más jóvenes; incluso chicos de 15 años vienen con permiso de su padre.

 

-¿La mayor sorpresa que ha tenido en cuanto a un cliente?

- Un hombre de 72 años. Le hice una cabeza de águila en el antebrazo. Había dejado de fumar, y como la mujer quería darle un premio, le dio permiso para hacérselo. ¡Imagínate la de piel que tuve que estirar! Al final quedó perfecto y el hombre se marchó contento.

 

-¿Qué opinión tiene respecto al láser?

- El láser quema. Si te haces muchas sesiones en un mismo sitio, puede llegar a afectar la piel. Yo lo usaría para difuminar y tatuar encima, no eliminar totalmente. Además, duele y cuesta más que el tatuaje.

 

-¿A qué edad se hizo el primero?

- ¡Hasta los 16 no me dejaron! Me hice un duende en la espalda y me lo hizo mi hermano. El siguiente fue un vikingo y mi madre me obligó a no repetir hasta pasados tres años.

 

-¿Cómo se introduce alguien en el oficio?

- Con cursos. En Reus Tattoo hacemos uno de 35 horas, tres al día, para chicos a partir de 16 años. Mi padre enseña lo que ha aprendido durante más de 30 años. Empezando por lo más básico y practicando mucho.

 

-¿Cambia mucho el dibujar del tatuar?

- Sin duda. La piel es más dura, la máquina pesa... Además, un noruego tiene la piel mucho más fina que un africano.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También