Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros Estrenos

'Ant-man', otra gran apuesta de Marvel para un pequeño superhéroe

A caballo entre la comedia y el cine de acción, la nueva entrega de la factoría nos propone pasar un rato entretenido al tiempo que nos sorprende
Whatsapp
'Ant-man', otra gran apuesta de Marvel para un pequeño superhéroe

'Ant-man', otra gran apuesta de Marvel para un pequeño superhéroe

Si algo tiene Marvel es que es capaz de engrandecer cualquier historia, por muy nimia que sea. De ahí que no desaprovechara la ocasión para llevar a la gran pantalla a un superhéroe verdaderamente desconocido para el público en general.

Esta vez no ha apostado por un grupo de Vengadores o una Patrulla de X-Men, ni por fornidos o atléticos especímenes. Su apuesta, aunque minúscula, es atractiva porque ha logrado reunir dos vertientes del cine de acción actual ( quizás del cine de acción de siempre): ritmo y comedia.

‘Ant-Man’ funciona bien entre esos dos parámetros. No es, evidentemente, una comedia como tal ni tampoco una película de aventuras al más puro estilo clásico.

Es una película que saca una risa tras otra, incluso en los momentos más tensos. Y eso se debe en buena medida gracias al excelente trabajo de los actores y al resto del cinematográfico que se divirtió buscando formas de mostrarnos cómo funcionan los poderes de Ant-Man. Y es que es difícil no reír cuando vemos en un momento a Scott Lang corriendo por un edificio viniéndose a pedazos como si estuviese siendo bombardeado y en la escena siguiente a guardias de seguridad descargando sus armas contra una maqueta en la que está escondido nuestro héroe.

Spoilers a parte, ‘Ant-Man’ cuenta con un origen muy similar en su historia a la primera entrega del Spiderman de Sam Raimi (2002). Su director, Peyton Reed, aprovecha buena parte del filme para mostrarnos como Scott Lang se familiariza con los poderes del héroe titular.

Esta última película (por el momento) de la franquicia sacada del universo de los cómics de Marvel hace caber un montón de diversión en un formato pequeñito. Su encanto sencillo nos ayuda a pasar por alto algunos puntos flojos de tono y ritmo. Pero es que tampoco vayamos a esperar una nueva entrega de Lobezno o del Capitán América.

Menos puede ser más

A ‘Ant-Man’ se le puede aplicar el dicho de que «en el bote pequeño está la buena confitura» porque no cuenta con excesivas pretensiones, ni de taquilla (que seguro que funcionará bien) ni artísticas. No es como otras de la factoría Marvel que nos llevan a enfrentarnos a situaciones particulares de los personajes protagonistas. Se trata, simplemente, de que este nuevo personaje-superhéroe nos haga pasar un buen rato en esta pequeña aventura. ‘Ant-Man’ no tiene el eco de otros héroes con superpoderes. ¡Ah! La película cuenta en su reparto con Jordi Mollà.

Scott Lang (Paul Rudd) es un máster en ingeniería electrónica que un día decidió jugar a ser Robin Hood, sin embargo, el tiro le sale por la culata y termina en prisión, ahora, varios años después, intenta reincorporarse a la sociedad y recuperar el tiempo perdido, específicamente, demostrándole a su exesposa que es un modelo adecuado para su hija. El problema es que nadie quiere contratar a un expresidiario, sin embargo, Hank Pym (Michael Douglas), quien descubre la partícula Pym y el primer Ant-Man, tiene planes para el ladronzuelo; planes que involucran un traje que miniaturiza, hormigas y el robo de una tecnología que podría cambiar el balance del mundo para siempre.

Temas

  • CINE

Comentarios

Lea También