Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Armand Bogaarts y Álex Saldaña: 'En la era digital el cambio es la norma'

Entrevista a los coautores de '8 revoluciones'
Whatsapp
Armand Bogaarts y Álex Saldaña dialogando sobre cómo transitar por este \'mundo nuevo\' de la era digital. foto: Lluís Milián

Armand Bogaarts y Álex Saldaña dialogando sobre cómo transitar por este \'mundo nuevo\' de la era digital. foto: Lluís Milián

- ¿Somos conscientes de cómo está transformando todo Internet?

-A.Bogaarts. En absoluto. Seguimos proyectando el pasado hacia el futuro, cuando Internet, los microprocesadores y la programación implican un cambio de cultura, una nueva manera de ver la economía, la educación, la sociedad.

 

-¿En qué se basa esa nueva cultura, la technura?

-A. Bogaarts. Con Internet la libertad individual adquiere una nueva dimensión. Millones de personas han dejado de ser sujetos pasivos que solo recibían información y pasan a ser creadores de conocimiento.

 

-No solo eso. Hablan de que ahora cada persona crea sus propios valores.

-A. Bogaarts. Sí, es lo que denominamos «realigión». Con Internet, no solo hemos roto con la autoridad a nivel político. También a nivel moral. A través de la red la gente puede coger un poco de aquí y otro poco de allá y, cada uno a su ritmo y según sus vivencias, crear su espiritualidad.

 

-La revolución no ha hecho más que comenzar. Internet va impregnando cada vez más objetos de la vida cotidiana.

-A. Bogaarts. Exacto. Cada tecnología abre una puerta a una inteligencia superior. Sucedió con el alfabeto que nos permitió leer y escribir y no depender de la transmisión oral y ahora sucede con el llamado Internet de las cosas, con el que el salto ya no es lineal, sino exponencial. Es lo que llamo la turbointeligencia.

 

-En el pasado eras lo que tenías, mientras ahora eres lo que compartes. ¿Qué implica eso?

-A. Bogaarts. Que seremos menos materialistas. La gente ahora prefiere disfrutar de experiencias que poseer objetos. Y eso tiene consecuencias en la economía.

 

-Uber o Airbnb son ejemplos de ello y también de la reacción punitiva de los gobiernos. ¿Es la línea?

-A. Bogaarts. No. La sociedad se está adaptando a los cambios pero las administraciones no. Reaccionan a la defensiva pero no tiene ningún sentido porque la realidad social va por delante.

 

-Pero no todo son ventajas. La tecnología esclaviza y genera desigualdades. Además estamos más controlados.

-A. Saldaña. Es evidente, pero también que Internet y todo lo que ello implica está aquí para quedarse y o nos damos cuenta de ello o nos llevará por delante.

 

-Una de las conclusiones del libro es la importancia de la ‘webitud’, de adaptarse a los tiempos. Ese sí que es un reto, ¿no?

- A. Bogaarts:En la era digital el cambio es la norma, no la excepción. No solo todo cambia a gran velocidad. El cambio es la esencia misma de las cosas. Los niños de hoy ya lo entienden así. Se ponen muy nerviosos cuando todo permanece igual. Su perspectiva es diferente a la de los adultos, a quienes el cambio les supone mucha inseguridad.

 

-La llamada cambiosis...

-A.Saldaña. Sí, para mí una de las más complicadas, porque el cambio siempre genera resistencia.

 

-La respuesta política no es la única que no está a la altura. La educación tampoco. ¿Cómo ha de cambiar ésta?

-A.Saldaña. Cuando hago los deberes con mis hijas me doy cuenta de que les enseñan las mismas cosas y de la misma forma que a mí hace cuarenta años. No es normal que en la era de Internet se siga evaluando si se saben la lección de memoria.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También