Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Así nos afecta el cambio de hora

Se atrasan los relojes. A las tres de la madrugada serán las dos. Los expertos dicen que apenas incide en la salud

Gloria Aznar

Whatsapp

Esta madrugada movemos de nuevo las manecillas del reloj y a las tres de la madrugada volverán a ser las dos, por lo que, como se dice popularmente, se puede disfrutar de una hora más de sueño. Se pone así fin al horario de verano, que empezó en marzo pasado. 

Pero ¿cómo afecta este cambio a la salud? Aunque existen diversos informes que defienden la eficacia de la medida, también hay otros que la cuestionan. El doctor Antonio Bové, de la Xarxa Sanitaria de Santa Tecla y especialista en los trastornos del sueño, asegura que «este fin de semana nos afectará muy poco. Tendremos una hora más de sueño y podremos dormir mejor e incluso en muchas personas esto puede ser beneficioso». Este especialista defiende que al poder alargar el tiempo de sueño, se podrán hacer las fases de una forma más correcta. «El problema es que estamos en esta sociedad Occidental que viene marcada por unos horarios laborales y una cosa que se llama despertador, que no tendría que existir puesto que nuestro despertar debería venir marcado por la luz del día».

Por su parte, el neuropediatra Manuel Fernández, de Doctoralia.es, afirma que «la repercusión sobre cada uno de nosotros va a depender de cómo pille a nuestro cerebro. Hay personas cuyos sistemas de regulación del sueño, del ánimo e incluso del apetito se ven completamente alterados mientras a otras puede no afectarles para nada». 

Como si viajáramos a Inglaterra

La medida es parte de una directiva europea que afecta a todos los Estados miembros de la Unión Europea y que pretende aprovechar mejor las horas de luz solar para consumir menos electricidad. Desde la Comisión Europea también defienden impactos positivos en otros sectores como el transporte, la seguridad vial o las condiciones laborales. 

Sin embargo, no todo son bonanzas. El doctor Bové especifica que el inconveniente viene con el cambio horario de primavera. «Es entonces cuando nos roban una hora de sueño y aquí sí puede haber problema por la falta de sincronización y algunos estudios apuntan a que incluso puede aumentar el número de accidentes de tráfico el día siguiente». 

¿Qué pasará mañana en nuestro organismo? Este especialista de Santa Tecla echa mano de la cronobiología, que es «la biología del tiempo» y aclara que «el gran sincronizador de nuestro cuerpo es el sol, la luz solar. Y mañana  nos sentiremos como si nos fuéramos de viaje a Inglaterra -donde hay una hora menos-. Tendremos sueño un poco antes de lo acostumbrado y nos levantaremos también un poco antes. ¿Y cuál es el problema?, se pregunta. Pues probablemente no pasará nada». 

Reconoce que uno de los pocos efectos negativos que puede tener es que oscurece antes y esto «puede influir en el humor, en el estado de ánimo. Puede afectar a las personas más sensibles porque sí que es cierto que pasas de salir de trabajar de día a salir de noche. La luz en sí anima a hacer muchas cosas y la oscuridad desanima y estas personas pueden perder motivación para hacer cosas», sentencia.

Hábitos tardíos

Las personas mayores son probablemente las que más lo notarán ya que, según la Sociedad Española del Sueño (SES), pueden llegar a tardar hasta dos semanas en adaptar su sueño al nuevo horario. 

«Salvo que se despierte de una forma obligada a personas de edad avanzada o a los más pequeños, la pequeña desincronización que padeceremos es una cosa muy ligera», especifica.

En España los hábitos se desarrollan en un horario más tardío que en el resto de países. Por ello, Bové habla de síndrome de fase atrasada de sueño, que aparece cuando nos vamos a dormir muy tarde y después no nos podemos levantar a la hora socialmente establecida.

«Hay mucha gente, y más en nuestras sociedades, que tiene este síndrome. No se van a dormir hasta las dos o las tres de la madrugada, unos porque no pueden, porque estudian, trabajan… otros porque no quieren. Y por la mañana no se pueden levantar. Necesitan uno, dos, tres y cuatro despertadores e incluso que alguien les llame». Mañana domingo estas personas mejorarán ya que les regalarán una hora de sueño. «La fase no estará tan atrasada, pero después todo volverá a ser igual». 

Otras de las consecuencias de las pocas horas de sueño son el cansancio y el mal rendimiento laboral. «Aparecen cambios de humor y carácter que facilitan los problemas para controlar los impulsos. Las relaciones familiares y sociales pueden verse afectadas por esta situación», apunta el Dr. Fernández.

El caso contrario es el síndrome de fase avanzada de sueño, que afecta a una parte muy pequeña de la población. «Y estos sí que pueden tener un pequeño problema porque a las ocho de la tarde ya tienen sueño y a las cuatro de la mañana están despiertos. Son los triunfadores de la vida, aunque mañana se querrán ir a dormir a las siete», sentencia Bové.

Pese al poco impacto que pueda tener el cambio horario en el organismo, el Dr. Fernández recomienda mantener las rutinas, cuidar la hora a la que nos acostamos y nos despertamos. Y mantener unos hábitos saludables en cuanto a la alimentación y al ejercicio físico. Hace hincapié en que en algunos casos es necesario usar métodos complementarios para superar los primeros días, como los suplementos de melatonina para dormir o la luminoterapia por la mañana para favorecer el despertar.

Voces contrarias

El ahorro de energía, calculado en unos 300 millones de euros, es el motivo principal tras el cambio de hora, pero cada vez más voces cuestionan esa medida. 

Es el caso del equipo de meteorólogos del portal Eltiempo.es que considera el ahorro energético «relativo» pues la luz que no se emplea a primeras horas del día «al final la gastamos -al menos, en parte- con los atardeceres más tempranos» ya que «en muchos hogares se vive más bien durante la tarde». También la organización ecologista Greenpeace duda de su eficacia.

Temas

Comentarios

Lea También