Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¡Así va la MotoGP homologada para carretera!

Honda puso en pista en el Circuit de la Comunitat Valenciana su nueva e increíble RC213V-S, una MotoGP que ha llevado a la calle en un serie limitada de 250 unidades. Una moto para soñar y para sentir lo mismo que un piloto del Campeonato del Mundo de Velocidad.

Redacción

Whatsapp
La versión con kit te deja con la boca abierta, ya que es clavada a la de MotoGP.

La versión con kit te deja con la boca abierta, ya que es clavada a la de MotoGP.

Honda vuelve a demostrar que es el fabricante más grande en el mundo de las dos ruedas con una moto única y exclusiva y lo hace llevando a la calle su moto carreras cliente de MotoGP, la RC213V-S. En la marca han aprovechado el trabajo de HRC en competición para transformar su MotoGP en este modelo para la producción, aunque solo llegará a las manos de 250 afortunados en todo el mundo. El plazo de solicitud sigue abierto hasta el 30 de septiembre en http://rc213v-s.com/.

Exclusiva

El modelo se divide en dos versiones, una homologada para la calle, que tiene luces, retrovisores, intermitentes y supera la Euro 4, que rinde 159 CV y pesa 170 kg. Por 12.000 euros más hay un kit de circuito que la convierte en una moto muy increíble de 215 CV y solo 160 kg. Honda ha hecho un trabajo prácticamente artesanal para conseguir encajar todos los elementos de calle en la RC213V y, además, la moto que llegará a los clientes tiene unos acabados excelentes. Se nota que deriva de una moto de carreras porque la posición está condicionada por un chasis corto, que de hecho tiene las mismas geometrías de partida que el de la MotoGP.

Su comportamiento es tan bueno como te imaginas, ya que es muy ágil, ligera y estable al mismo tiempo. La parte ciclo además es excepcional y cuenta con material muy parecido al que se utiliza en el Mundial, como las suspensiones Öhlins con horquilla presurizada TTX25 y amortiguador trasero TTX36. El motor V4 de 999 cc y 159 CV, en esta versión, es muy suave al salir y su sonido no es muy elevado, pero también es potente y muy lineal en su entrega. La moto dispone de cinco modos de gestión de motor, con tres parámetros configurables, la entrega de potencia, el control tracción y el freno motor. En cualquiera de ellos se comporta de una manera muy dócil y el control de tracción evita bien las derrapadas.

De carreras

La versión con kit te deja con la boca abierta, ya que es clavada a la de MotoGP. Con respecto a la versión de calle las diferencias están en el motor, que tiene otra electrónica, escape abierto, una toma de Ram-Air directo en lugar del faro, pastillas de freno con diferente compuesto y slicks Bridgestone V02. El incremento de prestaciones es espectacular, ya que el motor rinde 215 CV (56 CV más) y la moto pesa solo 160 kg. Es una combinación a priori brutal, pero otra vez el excelente chasis y el equilibrio del conjunto diseñado en competición hacen que sea también fácil. La agilidad es soberbia, así que haces cualquier cambio de dirección con solo pensarlo. Sus 160 kg declarados la convierten en una moto muy rápida de reacciones pero estable como pocas deportivas al mismo tiempo. Las suspensiones y los frenos también son claves en su efectivo comportamiento y para rematar el conjunto, la moderna electrónica, heredada de MootGP, mantiene todo en su sitio. Es sin duda la moto más rápida en circuito que se puede comprar.

 

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También